lunes, 27 de junio de 2016

pan de molde, fácil y rápido

Con esta receta conseguiréis un delicioso pan de molde casero en poco tiempo. Su elaboración es muy sencilla y rápida, con un sólo levado se consigue una miga tierna con un sabor que me recuerda a la brioche, sobretodo cuando lo acompañamos en el desayuno con mermelada casera... ummm!!! Aunque con unas lonchas de embutido tampoco está nada mal ;)

Por el tamaño no os preocupéis ya que se conserva perfectamente resguardado dentro de una bolsa de plástico con cierre durante dos o tres días (lo máximo que nos ha durado) Os dejo la receta para que lo comprobéis vosotros mismos :)


Ingredientes: para un molde de plumcake de 10x26x8
  • 200ml de agua
  • 50ml de leche entera
  • 25gr de levadura fresca
  • 3 cucharadas rasas de azúcar (35gr)
  • 1 huevo mediano
  • 4 cucharadas de aceite de oliva suave
  • 1 cucharadita de café de sal
  • 520gr de harina de fuerza

Preparación:
Untamos el molde con mantequilla y lo espolvoreamos ligeramente con harina, reservamos.
En un cazo calentamos el agua junto con la leche hasta que esté tibia (no caliente). La echamos en un bol mediano y disolvemos en ella la levadura. Agregamos los siguientes ingredientes, el azúcar, el aceite y el huevo batido. Mezclamos todo con unas varillas manuales o con un tenedor.


Añadimos la harina junto con la sal poco a poco.

Cuando obtengamos una consistencia densa como si fuera para un bizcocho, sujetamos bien el bol y removemos la masa con una cuchara de madera durante unos tres minutos, con energía ;)  esto nos facilitará el trabajo a la hora de amasar y aportará esponjosidad a la masa.


Continuamos incorporando el resto de la harina y removiendo hasta que podamos manejar la masa con las manos. La amasamos en el mismo bol durante unos 4-5 minutos, hasta que hayamos consumido toda la harina, el resultado deberá ser una masa un poco blanda que se pega ligeramente a las manos.

Nos lavamos las manos, las pasamos por harina. Esparcimos un poquito de harina sobre la superficie depositamos la masa y formamos un cilindro del tamaño de nuestro molde, lo colocamos dentro.


Lo cubrimos con un paño y dejamos levar hasta que sobrepase un poco el borde del molde en los extremos. Aproximadamente 1 hora y media o 2 horas dependiendo de la temperatura ambiente.


Introducimos en el horno precalentado a 180º durante 30-35min, dependiendo de vuestro horno.

Una vez que lo hayamos retirado del horno esperamos unos 5min, lo desmoldamos y colocamos sobre una rejilla para que no se humedezca.


A disfrutarlo, con lo que más os guste!! 
Nos vemos a la vuelta de las vacaciones ;)  Os deseo un feliz verano a tod@s

lunes, 20 de junio de 2016

Pastel de huevos fritos (kuchen Spiegeleier)

Hoy os presento un pastel de origen Alemán con unos huevos fritos muy dulces y originales ;) Ya os habréis dado cuenta que de huevos fritos, nada de nada! aunque los albaricoques dan el pego ¿a que sí?
Lo descubrí en la estupenda cocina de Megasilvita. Yo le hice algunas modificaciones para adaptarlo a nuestros gustos.
Se trata de un bizcocho básico esponjoso, una capa suave de crema a la que se le coloca encima unos albaricoques o melocotones pincelados con una mezcla de almíbar y gelatina simulando unos huevos fritos, de ahí el nombre. Como tenía albaricoques en casa he aprovechado para utilizarlos. Con los melocotones envasados os va a quedar igual de estupenda.
Que no os asuste tanta letra ya que los pasos a seguir son sencillos y os llevará poco tiempo, y si utilizáis los melocotones en almíbar todavía menos.


Ingredientes: para un molde rectangular de 19x28, puede ser desmontable, un pirex o similar

Para la base de bizcocho:
  • 3 huevos tamaño L
  • 75gr de azúcar
  • 35gr de harina de repostería
  • 20gr de maizena
  • una pizca de sal
Para la crema:
  • 200ml de nata 18% materia grasa (la de cocinar)
  • 300ml de leche entera
  • 1 sobre de azúcar avanillado (8gr)
  • 40gr azúcar
  • 30gr de maizena
Para la decoración y la cobertura:
  • 12 mitades de albaricoques o melocotones en almíbar (más abajo os explico como elaborar los albaricoques en almíbar)
  • 50ml del almíbar de los albaricoques o melocotones
  • 2 hojas de gelatina (4gr)

Consejo: Si optáis por los melocotones envasados os aconsejo los que vienen en un pack que suele traer tres latas pequeñas ya que son de menor tamaño. En esta imagen coloqué uno encima para que os hagáis una idea del resultado, tened en cuenta que una vez introducido en la crema aún se vera más pequeño.


Como preparar los albaricoques en almíbar, es muy sencillo. Necesitaremos 6 albaricoques (poner uno o dos a mayores por si se deshace alguno) que no estén verdes pero sí un poco duros, 200ml de agua, 160gr de azúcar, unas gotas de limón. Cortamos los albaricoques con un cuchillo por la mitad, le retiramos el hueso y los pelamos (si los pelásemos al principio se nos resbalarían en las manos al intentar abrirlos), reservamos.
En un cazo ponemos a calentar el agua junto con el azúcar y las gotas de limón. Cuando esté para comenzar a hervir, vertemos los albaricoques, bajamos el fuego. Dejamos cocer durante 5min, sin que hiervan, removiendo despacio y dándoles la vuelta.

Apagamos el fuego, los vertemos en un recipiente y los dejamos reposar 1h mínimo. Podéis incluso prepararlos el día anterior y reservarlos en el frigorífico. Luego los colocamos sobre papel absorbente y reservamos el almíbar.


Preparamos el bizcocho: Encendemos el horno a 170º para que se vaya calentando.
Forramos la base del molde con papel de hornear y untamos los laterales con mantequilla o aceite.
Separamos las claras de las yemas en dos recipientes. Montamos las claras a punto de nieve con unas varillas eléctricas hasta que estén firmes.
Vertemos poco a poco encima de las claras el azúcar, mezclando despacio con las varillas manuales y con movimientos envolventes. Es importante ir agregando cada ingrediente en pequeñas cantidades.


Agregamos las yemas poco a poco con movimientos envolventes. Añadimos una pizca de sal a la harina junto con la maizena, la vamos pasando por un tamiz y la incorporamos a la mezcla anterior.


Vertemos la mezcla en el molde y alisamos para que nos quede uniforme.
 
Introducimos en el horno en la segunda ranura comenzando por abajo durante unos 10-12min, dependiendo del horno puede que necesitemos menos. Cuando veamos que comienza a dorarse muy ligeramente insertamos un palillo para comprobar si ya está cocido. Vigilad el horno ya que si nos despistamos el bizcocho nos va a quedar seco. Lo retiramos del horno y dejamos enfriar en el mismo molde.


Cuando el bizcocho esté frío, reservamos 50ml del almíbar de los albaricoques o melocotones (que utilizaremos más tarde para elaborar la cobertura) del resto cogemos aprox unas 4-5 cucharadas y pincelamos el bizcocho por encima. No lo humedezcáis demasiado para que al poner la crema no se baje.

Preparamos la crema: Reservamos un poco de leche en un vaso y ponemos el resto a calentar a fuego suave junto con la nata, el azúcar normal y avainillado.

Cuando comience a hervir,  disolvemos la maizena en el vaso de leche y la vertemos en la leche caliente, cocemos un par de minutos hasta que espese sin dejar de remover, tendrán el aspecto de unas natillas.
A continuación la vertemos caliente sobre el bizcocho, alisamos la superficie.

Pasados 2min colocamos los albaricoques (o melocotones) con la parte ondulada hacía arriba dejando un pequeño espacio entre ellos (como se aprecia en la imagen). Dejamos enfriar un rato y lo llevamos a la nevera hasta que veamos que ha cuajado un poco, 1h aprox.


Pasado este tiempo preparamos la cobertura. Ponemos a hidratar las hojas de gelatina en agua fría unos 10min. Calentamos los 50ml de almíbar que reservamos, cuando esté caliente disolvemos en el las hojas gelatina escurridas. En el momento que esté tibia, sin llegar a cuajar pincelamos por encima el pastel.

 Llevamos a la nevera unos 30min o hasta la hora de servir.


 
Lo cortamos en cuadrados con su correspondiente trozo de fruta ;)

Os apuntáis a un trocito? ;)

Que disfrutéis de las fiestas de San Juan (San Xoán) En mi pueblo estaremos de fiestas patronales así que me tomaré un par de días para disfrutarlas. Un abrazo para tod@s.

lunes, 13 de junio de 2016

bizcochos tradicionales (tipo Sancho Panza)

Quien no habrá desayunado alguna vez con los tradicionales bizcochos "Sancho Panza", o los habrá empleado para la elaboración de algún postre; pues estos son de ese tipo pero artesanales :) con una textura y un sabor maravilloso!! Esta es la tercera vez que los hago, la segunda para ajustar un poco la receta y la tercera por puro vicio ;)
Su elaboración es muy simple y con ingredientes básicos que solemos tener en casa. Una vez que tenemos  la masa hecha hay que ser un poco pacientes y dejarla reposar en la nevera unas cuantas horas, lo que le va a ayudar a potenciar el sabor. Os dejo la receta para que os animéis a hacerlos porque no os váis a arrepentir.



Ingredientes: para unos 30 bizcochos
  • 530gr de harina común
  • 180gr de azúcar para la masa (y un poco más para rebozarlos)
  • 12gr de levadura química, tipo Royal
  • media cucharadita de café de sal
  • 3 huevos tamaño L (pesados con cáscara 210gr)
  • 80gr de aceite de oliva suave o girasol
  • 30gr de leche entera
  • 1 cucharadita de postre de esencia de vainilla
  • ralladura de un limón grande

Preparación:
En un bol, mezclamos primero los ingredientes secos, la harina, el azúcar, la levadura y la sal. Hacemos un hueco en el centro y agregamos, los huevos ligeramente batidos, la esencia de vainilla, el aceite, la leche y la ralladura de limón.


Mezclamos todo con una cuchara hasta formar una masa compacta que podamos manejar con las manos.


La masa se nos tiene que pegar ligeramente a las manos, si vemos que aún se pega bastante añadimos un pelin más de harina pero sin pasarnos. Eso va a depender de la calidad de la harina. Formamos una bola,  la envolvemos en film transparente y la dejamos reposar en la nevera unas 8h, yo la dejé toda la noche. Podéis dejarla incluso más tiempo.


Trascurrido el reposo, humedecemos las manos con unas gotas de aceite, cogemos pequeñas porciones de masa y formamos bolitas de unos 28gr. Para dar forma a los palitos y que no se os peguen a la superficie de trabajo, os recomiendo que los hagáis rodar ayudándoos de  los dedos sobre una lámina de silicona o papel de hornear, hasta que alcancen la longitud de unos 10cm.


Cuando tengamos unos tres o cuatro palitos hechos los rebozamos en el azúcar. Es mejor ir haciendo pocos a pocos para que no pierdan la forma y nos resulte más fácil manejarlos.

Los vamos colocando sobre una bandeja de horno cubierta con papel de hornear. Dejando una pequeña separación entre ellos para evitar que se junten al crecer, ya que crecen bastante.


Introducimos en el horno precalentado a 180º durante 16-18min aprox, dependiendo de vuestro horno, hasta que estén ligeramente dorados.


Retiramos la bandeja del horno, los despegamos con una espátula, dejamos que se enfríen.


Los resguardamos en una lata o bote hermético. He comprobado que se conservan perfectamente durante dos semanas.


fuente: adaptada....cookaround

A disfrutar de un buen desayuno!!! Feliz semana.

lunes, 30 de mayo de 2016

Tarta de gelatina de fresas y queso

La temporada de fresas está llegando a su fín dando paso a otras frutas como los albaricoques, los peladillos, cerezas...

No sé si es porque ya se están acabando, pero para mi gusto es ahora cuando las fresas tienen más sabor. Simplemente acompañadas de un yogur están deliciosas. Todos los años compro un par de kilos para aprovisionar la despensa de mermelada casera. En esta ocasión unas pocas se fueron a parar a una tarta con la que sorprenderéis a más de uno con su atractivo color y sabor ;) Espero que os guste!!
 

Ingredientes: para un molde de pum-cake 10x26x8cm

Para las capas de gelatina de fresa:
  • 500gr de fresas frescas
  • 80gr de gelatina sabor fresa
  • 400ml de agua o zumo de frutas del bosque, en este caso pondríamos menos azúcar.
  • 4 cucharadas colmadas de azúcar
Para la crema de queso:
  • 300gr de queso de untar tipo philadelhpia
  • 150ml de nata 35% materia grasa
  • 70gr de azúcar
  • 4 hojas de gelatina neutra (8gr)
  • 4 cucharadas de leche, para disolver la gelatina

Preparación de la primera capa de gelatina de fresas. Utilizaremos la mitad de los ingredientes. En un cazo ponemos a calentar a 150ml de agua ó zumo junto con dos cucharadas de azúcar, cuando comience a hervir añadimos la gelatina, removemos bien hasta que se disuelva (sin que llegue a hervir) retiramos del fuego y le añadimos 50ml de agua fría. Dejamos enfriar, sin que llegue a cuajar.


Mientras, untamos el molde con unas gotas de aceite y lo forramos con film transparente dejando que sobresalga unos centímetros por el borde para luego poder desmoldar con mayor facilidad.

Cogemos la mitad de las fresas (250gr) las lavamos, secamos y retiramos las hojas. Las troceamos en tres o cuatro láminas. Las colocamos en la base del molde.


Cuando la gelatina esté apenas tibia la vertemos encima de la fresas. Introducimos el molde en el frigorífico 1h hasta que coja consistencia.


Trascurrido este tiempo, lavamos y trocemos el resto de las fresas, reservamos.

Preparamos la crema de queso. Ponemos a hidratar las hojas de gelatina en agua fría durante unos 10min.
En un bol que esté bien frío montamos la nata con unas varillas eléctricas.
Sin limpiar las varillas, en un bol aparte mezclamos el queso con el azúcar hasta lograr una crema suave.

Ponemos a calentar las 4 cucharadas de leche, cuando esté caliente le incorporamos las hojas de gelatina escurridas, removemos hasta que se disuelva, dejamos que se temple y se la añadimos a la crema de queso poco a poco sin dejar de remover.


Vertemos la crema en el molde, alisamos la superficie y colocamos las láminas de fresas encima presionando ligeramente.

Lo reservamos en el frigorífico unos 30min para que la crema coja un poco de consistenicia y podamos verter la gelatina de fresas.


Mientras preparamos la siguiente capa de gelatina de fresa. El procedimiento viene siendo el mismo que utilizamos para la primera capa.
Introducimos en el frigorífico como mínimo unas 3h, mejor de un día para otro.


Desmoldamos dándole la vuelta sobre una bandeja.


Retiramos el film y ya la tenemos lista para servir.

 fuente con algunas modificaciones: Eva Toneva

Que tengáis un dulce comienzo de semana  ;)

lunes, 23 de mayo de 2016

espaguetis con pulpo y pimientos choriceros

Cuando preparo el pulpo a la gallega (que es como lo solemos degustar más a menudo), siempre reservo un par de patas cocidas en el congelador para otro día preparar unas brochetas, un salpicón o incluirlo en cualquier otra elaboración. En esta ocasión para acompañar unos espagueti, aunque estará igual de rico con cualquier otro tipo de pasta
Como veis se trata de un plato sencillo, con un toque picante y una combinación de sabores que cautivará a los amantes de este cefalópodo ;)


Ingredientes para dos personas:
  • 250gr de espaguetis
  • 325gr de pulpo cocido
  • 1 puerro grande
  • 4 dientes de ajo
  • 2 cayenas pequeñas (guindillas)
  • 1 pimiento choricero grande o dos medianos
  • perejil picado
  • aceite de oliva virgen
  • un chorro de vino blanco
  • pimienta negra (opcional)
  • sal
Preparación:
Cortamos el pimiento a la mitad, retiramos las semillas y lo ponemos a hidratar en agua fría durante una hora. Transcurrido este tiempo lo cortamos en trocitos pequeños, reservamos.


Cortamos las patas de pulpo en rodajas de 1cm de grosor más o menos y las reservamos.


Ponemos al fuego una olla con abundante agua y un poco de sal para cocer la pasta.
Mientras, picamos el puerro menudo y los dientes de ajo. Echamos un chorro de aceite en una sartén, cuando esté caliente comenzamos a pochar el puerro y el ajo un par de minutos, a fuego suave para que no se quemen.

A continuación le añadimos el pimiento, las cayenas y el perejil picado, removemos un par de minutos hasta que el aceite se tiña  del color rojizo del pimiento.


Añadimos un chorro de vino blanco, cuando se haya evaporado agregamos el pulpo, añadimos un poco de sal, mezclamos todo, comprobamos de sabor y reservamos.

Hervimos la pasta en el agua que pusimos a calentar, unos 2min menos de lo que nos indica el fabricante. En mi caso eran unos 7min y los herví solo 5min. Escurrimos la pasta y la echamos en la sartén, salteamos un par de minutos para que se impregnen todos los sabores.

 Esparcimos un poco de perejil picado por encima y listo para servir.

Que lo disfrutéis!! ;) Feliz semana.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...