lunes, 20 de octubre de 2014

merluza al estilo gallego con pimientos

Nuestras queridas costas gallegas son bien conocidas por la excelente calidad de su pescado y marisco. En este ocasión le tocó el turno a la merluza, cocinada de una forma tradicional. La receta está basada en una que preparaban en un restaurante de la zona de Sada.
Está tan rica que el día que la hago procuro comprar más pan que de costumbre, para poder rebañan bien el plato ;) En ocasiones un poco especiales le suelo incluir también unas colas de gambas frescas peladas y quedo como una reina. Espero que la disfrutéis tanto como nosotros.


Ingredientes: para 4 personas
  • 1,400gr de merluza fresca
  • 4 patatas grandes
  • 120gr de guisantes
  • 1/2 vaso escaso de aceite de oliva virgen
  • un chorrito de vino blanco
  • 3 cebollas medianas
  • 3 dientes de ajo
  • 1 pimiento morrón rojo
  • 1 pimiento verde
  • 1 cucharadita de postre de pimentón dulce
  • una pizca de pimentón picante
  • sal gruesa

Preparación:

Comenzaremos lavando y limpiando bien el pescado. Luego lo cortamos en rodajas un poco gruesas. (mi pescadera que es muy maja me hizo parte del trabajo) lo secamos con papel absorbente y salamos un poco con sal gruesa por ambos lados. La dejaremos así durante media hora, esto ayudará a que la carne quede más prieta. A la cabeza le retiro los ojos y también la aprovecho para darle más sabor.

Mientras pelamos las dos cebollas restantes y las cortamos en juliana. Lavamos y cortamos los pimientos rojo/verde en tiras finas y los ajos en láminas, reservamos.

Pelamos las patatas y las cortamos en rodajas gruesas de algo menos de 2cm. Cogemos una olla amplia con abundante agua. Vertemos las patatas dentro, junto con una cebolla entera, la cabeza de merluza, sal, y los guisantes, en el caso de que sean frescos (los míos de la huerta de mi suegra ;) si son congelados los pondremos unos 6 min antes de que termine la cocción, ya que les lleva menos tiempo.

Ponemos la olla al fuego y lo dejaremos hervir unos 8-9min hasta que al pinchar las patatas con un tenedor veamos que ya están cocidas pero sin llegar a romperse. Entonces agregamos la merluza y dejaremos cocer entre 6-7 min  dependiendo del grosor de las rodajas. Si lo cocemos demás nos quedará seco. Una vez que este todo cocido escurrimos el agua reservando una poca, como medio vaso para añadir al refrito.

Mientras se cuecen las patatas y la mezluza. Cogemos una sartén, echamos el aceite y cuando esté caliente, añadimos la cebolla, los pimientos y el ajo, añadimos una pizca de sal.

Las pochamos a fuego suave hasta que estén blanditas, entonces añadimos un chorrito de vino blanco esperamos a que se evapore y luego retiramos la sartén del fuego, añadimos el pimentón dulce y el picante, removemos.
En este punto ya habremos escurrido el pescado así que le agregamos un poco del agua de la cocción que habíamos reservado, hasta que veamos que nos queda una salsa un poquito espesa. Eso ya va a depender un poco de vuestro gusto.
Colocamos en los platos primero las patatas, luego la merluza, y a continuación añadimos la salsa de pimientos por encima, servimos.


Bien calentito!! con una buena rebanada de pan :) y un vinito blanco... ummm!!

lunes, 13 de octubre de 2014

pantxineta (panchineta)

La pantxineta es un dulce tradicional del País Vasco. Se trata de un riquísimo pastel de hojaldre relleno de crema pastelera, recubierto con almendras fileteadas y espolvoreadas con azúcar para darle un toque todavía más crujiente e irresitible. Toda una delicia!!!
Yo hice tres pequeñas redondas, pero podéis hacerlas cuadradas, rectangulares o en una sola pieza, como os sea más cómodo o más os guste. Lo que sí os aconsejo es que el tamaño sea un poco grande porque están tan ricas que os van a saber a poco ;)


Ingredientes: para 3 pequeñas panchinetas
  • 1 lámina de hojaldre de 275gr (del Lidl)
  • 20gr de almendras fileteadas
  • 2 cucharadas de azúcar para espolvorear por encima
  • 1/2 medio huevo batido con un chorrito de leche para pincelar
Para la crema pastelera:
  • 250ml de leche entera
  • 2 yemas
  • 3 cucharadas de azúcar
  • 15gr de maizena
  • 1 trocito de canela en rama
  • 1 trocito de vaina de vainilla o esencia
  • 1 trozo de cáscara de limón

Comenzamos preparando la crema pastelera.
Reservamos un poco de leche en un vaso y ponemos el resto a calentar a fuego suave junto con el azúcar, la rama de canela, la corteza de limón y la vainilla. Cuando comience a hervir la retiramos del fuego y la dejamos reposar unos cinco minutos, luego la colamos y ponemos de nuevo al fuego hasta que esté caliente.  Batimos las yemas y la maizena en el vaso de leche, y la vertemos en la leche caliente, cocemos durante un par de minutos hasta que espese sin dejar de remover. La vertemos en un recipiente y cubrimos con film trasparente haciendo contacto con la crema para que no se forme costra. Se deja enfriar.


Encendemos el horno a 190º calor arriba-abajo para que se vaya precalentando.

Preparamos la lámina de hojaldre. La extendemos aprovechando el papel en el que viene envuelta. Formamos 6 círculos de unos12cm de diámetro. Podemos ayudarnos de un cuenco pequeño o un plato. Los recortamos con un cuchillo. Los trocitos que sobraron los aproveché para hacer palitos.
Cubrimos la bandeja del horno con un trozo de papel de hornear limpio y depositamos 3 círculos, dejando una pequeña separación entre ellos. Pinchamos con un tenedor toda la superficie. Rellenamos con la crema pastelera dejando libre un borde de aprox 1cm y medio. Mojamos los bordes con el huevo batido o con un poquito de agua.
A continuación cogemos los tres círculos restantes con los que vamos a cubrir la crema y los estiramos uno por uno un pelín con las manos para que una vez que cubramos la crema nos queden del mismo diámetro que el de abajo. Una vez colocados encima presionamos los bordes primero con la yema de los dedos y luego con un tenedor para que se sellen bien. Hacemos un pequeño agujero en el centro para que salga el vapor.
Pincelamos por encima con la mezcla de leche y huevo batido. Esparcimos las almendras fileteadas y luego espolvoreamos el azúcar por encima.

Introducimos en el horno en la segunda ranura comenzando por abajo durante 20-25min hasta que esté doradita.

Se puede tomar tibia o fría!!!!! de las dos formas está que cruje!!!

lunes, 6 de octubre de 2014

ositos de galleta

Uno de los alicientes a la hora de elaborar galletas es que se conservan perfectamente durante varios días, (siempre que los monstruos de las galletas no anden cerca ;) que fue lo que paso en el caso de estos ositos.

Los vi en un blog japonés, y me enamoraron!! Aunque yo emplee una masa distinta a la original, normalmente le pongo un poco de levadura pero como me temía que perdieran la forma no se la añadí y quedaron con una textura estupenda.
Si los envolvéis en una cajita para regalar estoy segura que a cambio recibiréis una gran sonrisa y un tierno abrazo ;) no me diréis que eso no es suficiente motivación para animaros :-)


Ingredientes: para 50 ositos, con un cortapastas de 4´5cm
  • 125gr de mantequilla sin sal, blanda (no derretida)
  • 140gr de azúcar
  • 1 cucharadita de postre colmada de azúcar avainillado
  • 300gr de harina de repostería
  • una pizca de sal
Para decorar:  lacasitos, almendras crudas con piel, o también podéis poner, anacardos, avellanas, nueces, lo que más os guste :)

Preparación:
En un bol mezclamos con una cuchara de madera o con una batidora, la mantequilla junto con el azúcar normal y el avainillado, durante unos 6-7min hasta obtener una textura cremosa y un poco más clara.

Incorporamos el huevo y removemos hasta que se mezcle todo bien.

A continuación agregamos poco a poco la harina tamizada junto con una pizca de sal .

Mezclamos hasta que nos quede una masa compacta que podremos manejar fácilmente con las manos.

Formamos una bola, la aplanamos un poco con las manos y a continuación la  envolvemos en film transparente y la dejamos reposar en la nevera una media hora.
Transcurrida la media hora encendemos el horno a 180º para que se vaya precalentando.
Esparcir un poquito de harina sobre la superficie de trabajo.

Estirar la masa con el rodillo hasta que alcance aprox, 5mm de espesor y con el cortapastas cortar las galletas. Los trocitos de masa sobrantes se juntan de nuevo y se vuelven a estirar hasta que terminemos con la masa.

Depositamos las galletas en una bandeja de horno cubierta con papel de hornear dejando una pequeña separación entre ellas. Colocamos el lacasito o la almendra en el centro a la altura de los brazos presionando levemente y a continuación con la yema del dedo empujamos con delicadeza los brazos hacia el centro como si lo estuviera abrazando.
Con un palillo hacemos tres agujeritos para dibujar los ojos y la boca.

Introducimos en el horno durante unos 12-15min hasta que los bordes estén ligeramente dorados.

 Se retiran y los dejamos enfriar sobre una rejilla.

 fuente adaptada: neol.jp/food

¿con lacasito o con almendra?  ir preparando el tazón de leche :-)

martes, 23 de septiembre de 2014

flan de queso con cuajada y moras

Nos encantan las moras y durante esta época siempre me voy con mi bolsita a recogerlas para incluirlas en algún postre o aprovisionar la despensa de mermelada.
En este caso fue para acompañar un flan. Tenía en casa media terrina de queso, un brick pequeño de nata de cocinar y medio sobre de cuajada, con lo que me alcanzó para elaborar tres flanes, uno para cada uno (una buena fórmula para mantener la linea ;)
Ademas me sirvió como excusa para estrenar unos moldes que había adquirido hace poquito y que tienen una pequeña tapa en la base para desmoldarlos más fácilmente.
En apenas diez minutos tenéis un postre sencillo y delicioso. Espero que os guste!


Ingredientes: para 3 flanes
  • 125gr de queso de untar
  • 200ml de nata ligera 18% materia grasa ( aunque si preferís que os quede todavía más cremosito os recomiendo usar 35% materia grasa)
  • 100ml de leche entera
  • 25gr de azúcar
  • 8gr de cuajada, un poquito más de medio sobre
  • 3 cucharaditas de mermelada de moras
  • un puñado de moras frescas

Preparación:

Untamos los moldes ligeramente con un poquito de aceite de girasol para luego poder desmoldarlos más fácilmente.

Reservamos un poco de leche en un vaso y disolvemos en ella la cuajada. Ponemos el resto de la leche a calentar a fuego suave junto con el queso, la nata y el azúcar. Mezclamos bien.

Cuando veamos que comienza a hervir, incorporamos la cuajada disuelta, removiendo continuamente. Lo dejamos hervir un par de minutos más a fuego suave sin parar de remover para que no se pegue.

 Lo retiramos del fuego y vertemos la mezcla en los moldes.


Se deja enfriar a temperatura ambiente y luego se introduce en el frigorífico unas 3-4 h. Mejor de un día para otro.

Antes de servir los desmoldamos y decoramos con una cucharadita de mermelada y unas pocas moras.

 Las últimas moras de la temporada, ya quedan poquitas, las recogí ayer por la tarde ;)



Que lo disfrutéis!! :-)

lunes, 15 de septiembre de 2014

palitos de mozzarella, cuatro quesos y jamón serrano

Hoy os presento unos sencillos palitos de queso y mozzarella con pequeños trocitos de jamón serrano.
Me basé en una receta de un libro que compre en el Lidl, aunque la he adaptado a nuestro gusto en casa, incorporando algunos ingredientes. Se pueden preparar con antelación y congelarlos, luego en el momento que los necesitemos no hay más que freírlos.
Al morderlos te encuentras con ese saborcito a jamón y queso fundido que es una delicia (con las ansias por dar el primer bocado casi me quemo el labio, para la próxima soplaré primero ;)
Si os apasiona el queso como a mi os recomiendo que los probéis!!


Ingredientes: para unos 11 palitos
  • 130gr de mozzarella rallada
  • 100gr de mezcla cuatro quesos rallado (cheddar, emmentar, gouda, curado)
  • 60gr de jamón serrano picadito menudo
  • 1 huevo grande
  • 1 cucharadita de postre de cebolla seca molida
  • 1/2 cucharadita de café de pimienta negra o popurri de pimientas
Para rebozar:  harina, huevo y pan rallado.

 Preparación:

Es muy sencillo, en un cuenco vertemos todos los ingredientes junto con el huevo batido.

Con las manos bien limpias o con un guante presionamos y mezclamos con los dedos el queso hasta que se forme como una pasta grumosa.
Cogemos pequeñas porciones de masa y le damos forma de palito, más o menos con la forma de una croqueta un poco alargada y no demasiado gruesa.

Los rebozamos primero en harina, luego en el huevo batido y a continuación en pan rallado, le damos un segundo rebozado pero esta vez volviéndolos a pasar solo por el huevo y el pan rallado.

Los colocamos en una fuente o un taper y los introducimos una media hora en el congelador. De esta forma conseguimos que cuando los vayamos a freír no se agrieten y se salga el queso.

Ponemos al fuego una sartén con abundante aceite, cuando esté medio caliente freímos los palitos, dos o tres a la vez, hasta que se inflen y estén ligeramente dorados. Solo el tiempo justo para que se funda el queso y no se agrieten. Los posamos sobre papel absorbente para que absorban el exceso de aceite.

Para acompañarlos rallamos un tomate maduro y lo aliñamos con un chorrito de aceite de oliva y sal.


Solo nos queda servirlos bien calentitos! Pero tened cuidado:)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...