lunes, 15 de octubre de 2018

Bolas de fraile o bombas

Para celebrar la festividad de Pilar preparé estas tiernas y esponjosas bolas de fraile rellenas con crema pastelera.
También se le conocen como berlinas, bola de berlim en Portugal, bomboloni en Italia etc... Independientemente de como se les llamen estaréis de acuerdo conmigo que son una auténtica deliciaaa!!
Como la gran mayoría de dulces de sartén, su conservación es corta. al día siguiente se pueden comer perfectamente, aunque cuando están más tiernos y esponjosos es el mismo día que se hacen. Lo que suelo hacer es que una vez que se han enfriado, reservo unos cuantos en una bolsa hermética en el congelador, para cuando nos apetecen tenerlos listos simplemente con unos segundos en el microondas.

Podéis sustituir la crema por mermelada, crema de avellanas, nata montada.... ¿ya habéis elegido?


Ingredientes para la masa: salen 23 unidades de 40gr cada una
  • 530gr de harina de fuerza
  • 225ml de leche entera
  • 25ml de agua
  • 40gr de mantequilla
  • 70gr de azúcar
  • 25gr de levadura fresca (la que viene en tacos)
  • 1 huevo mediano
  • 2 yemas
  • 1 cucharadita de café de esencia de vainilla
  • 8gr de sal
  • aceite de girasol para freírlas
  • azúcar glas para espolvorear por encima
Para la crema pastelera:
  • 500ml de leche entera
  • 2 yemas de huevo
  • 60gr de azúcar
  • 30gr de maizena
  • cáscara de limón
  • 1 vaina de vainilla o esencia

Preparación de la masa:
Ponemos a calentar en un cazo, a fuego suave, la leche, la mantequilla y el agua, hasta que la mantequilla se haya disuelto. Cuando la mezcla esté templada disolvemos la levadura en ella.
Añadimos el azúcar, las yemas batidas junto con el huevo y la sal, removemos bien.


Reservamos un poco de harina e incorporamos el resto a la mezcla anterior. Removemos hasta lograr una masa blanda que podamos manejar con las manos.
Esparcimos la harina que habíamos reservado sobre una superficie, depositamos la masa encima y la amasamos durante unos 10-15min hasta que esté elástica y que se pegue ligeramente a las manos.


Si fuera necesario añadimos una pizca más de harina, cuanta menos incorporemos más esponjosos nos saldrán.


Formamos una bola y la depositamos dentro del bol, lo cubrimos con film transparente y dejamos levar en un lugar cálido hasta que doble su volumen, aprox una hora y media o dos, dependiendo de la temperatura del ambiente.


Transcurrido el tiempo, humedecemos ligeramente con aceite, las manos y la superficie. Dividimos la masa en porciones de 40gr y formamos bolas. Las vamos depositando sobre una bandeja cubierta con papel de hornear.


Cubrimos la bandeja con un paño de cocina o film y las dejamos levar hasta que doblen de volumen.


Mientras levan aprovechamos para hacer la crema pastelera. Reservamos un poco de leche en un vaso y disolvemos en él las yemas y la maizena. Ponemos el resto de la leche a calentar junto con el azúcar, la corteza de limón y las semilla de la vaina de vainilla, cuando comience a hervir, retiramos del fuego y la dejamos reposar unos 10min. Lo ponemos de nuevo al fuego y cuando comience a hervir le añadimos la mezcla de leche con la maizena. Cocemos durante un par de minutos hasta que espese sin dejar de remover. Se coloca en una manga pastelera y se deja enfriar.

Freímos las bolas: Cuando hayan doblado el volumen, cortamos con una tijera el papel de alrededor para poder transportarlas mejor sin que se deformen.


Los freímos en una sartén con abundante aceite, sin que esté muy caliente ya que se harían muy rápido por fuera y quedarían crudas por dentro. Cogemos el trozo de papel con la bolita y lo introducimos en el aceite, dejamos unos segundos y retiramos el papel. Los freímos un par de minutos por ambos lados.


Los depositamos sobre papel absorbente para que absorban el exceso de aceite. Dejamos que se enfríen un poco y le hacemos un corte con unas tijeras hasta la mitad prox.


Rellenamos el hueco con la crema pastelera.


Antes de servir, espolvoreamos con azúcar glas por encima.
De vez en cuando tenemos que darnos un capricho 😜

lunes, 1 de octubre de 2018

Pudin Queijadinha

Hoy os traigo un postre maravilloso, muy típico en Brasil, aunque su origen es Portugués, la queijadinha. Veréis que fácil y rápido se hace y sin apenas ensuciar la cocina.

Al hornearlo se forman dos capas,  una superior cremosa similar a un flan que se funde en la boca y la inferior un poco más consistente de queso y coco. Tenia mis dudas a cerca del queso parmesano por si el sabor iba a ser un poco fuerte, pero para nada, estaba deliciosa!!

En el caso de que no dispongáis de un molde con el agujero central podéis utilizar uno normal. Os animo a probarlo porque os va a encantar!




Ingredientes: para un molde con agujero central de 22cm.

Para el caramelo: 120gr de azúcar, 2 cucharadas de agua

Para el flan:
  • 4 huevos grandes
  • 500ml de leche
  • 1 lata pequeña de leche condensado de 370gr
  • 40gr de azúcar
  • 30gr de harina común
  • 150gr de coco rallado
  • 70gr de parmesano rallado

Para hacer el caramelo, ponemos a calentar en un cazo el azúcar junto con las dos cucharadas de agua a fuego suave. Cuando presente un color dorado lo retiramos del fuego. Tenemos que estar atentos para que no se oscurezca demasiado, ya que sabría amargo. Vertemos el caramelo en el molde y lo distribuimos bien girándolo poco a poco, sujetándolo con un paño o unas manoplas para no quemarnos, reservamos.


Encendemos el horno a 190º calor arriba y abajo para que se vaya calentando.

Preparamos la mezcla de flan. Reservamos el parmesano rallado, vertemos el resto de los ingredientes en un bol o el vaso de una batidora. Batimos por 2 minutos para mezclar bien los ingredientes.


A continuación incorporamos el parmesano rallado, y batimos unos segundos, no es conveniente batirlo mucho, solo lo justo para que se integre.


Verter la mezcla en el molde caramelizado. Colocamos el molde dentro de otro de mayor tamaño para que se cocine a baño maría. Añadimos agua caliente hasta que llegue a la mitad de la altura del molde con la mezcla de flan.


Introducimos en el horno que pusimos a calentar (sin cubrir el molde) durante 40min aprox, hasta que al pinchar con un palillo este salga limpio y un poquito húmedo. El tiempo de cocción puede variar en función de vuestro horno, así que a partir de los 35min lo mejor es ir controlando.


Retirar del horno, dejar enfriar a temperatura ambiente, una vez frío lo introducimos en el frigorífico un par de horas. Yo lo dejé toda la noche.


Para desmoldar meneamos un poco el molde para que el caramelo penetre por los bordes y se desprenda más fácilmente. Con cuidado le damos la vuelta sobre la bandeja donde lo vayamos a servir.



Bañamos con el caramelo y a disfrutarla!!!

lunes, 17 de septiembre de 2018

Bizcocho tradicional con manzana (en cazuela-horno)

Ya estoy de vuelta! espero que hayáis disfrutado del verano. Por mi parte lo he pasado estupendo! durante el tiempo libre me he dedicado a relajarme, disfrutar del buen tiempo y a cocinar lo justo ;) que el invierno es muy largooo!!

Este bizcocho lo hice para una comida familiar, siempre que lo preparo tiene el éxito asegurado.
Se trata de un bizcocho tradicional al que un día se me ocurrió añadirle manzana y un poco de coco rallado, salió tan esponjoso y húmedo y nos gustó tanto, que desde entonces lo he hecho un millar de veces. Al realizar el corte se aprecian los trocitos de manzana en la base.

Normalmente lo elaboro en el horno eléctrico, pero hacía tantísima calor que preferí cocinarlo en la cazuela-horno y el resultado ha sido fantástico! yo diría que incluso ha quedado más húmedo que en el horno. Ya me diréis qué os parece!



Ingredientes: para un molde con agujero central de 24-26cm (si no disponéis de uno con agujero, podéis utilizar uno normal)
  • 6 huevos a temperatura ambiente (su peso entre 60-65gr con cáscara)
  • 270gr de azúcar
  • 140ml de aceite de girasol
  • 260gr de harina de repostería
  • 1 sobre y medio de levadura química tipo Royal
  • 2 cucharadas colmadas de coco rallado
  • ralladura de 1 limón
  • ralladura de 1 naranja
  • una cucharada de licor de avellanas (u otro de vuestra preferencia)
  • 1 cucharadita de café de esencia de vainilla
  • 2 manzanas golden, en trocitos
  • una pizca de sal
  • azúcar glas para espolvorear por encima
  • mantequilla para untar el molde

La cazuela horno la compré en Amazon. También la utilizo para hacer pan de molde o la brioche de yogur griego

Para los que no disponéis de la cazuela horno os dejo también la opción del horno eléctrico.

Comenzamos encendiendo el horno a 180º calor arriba y abajo para que se vaya calentando.
Untamos el molde con mantequilla y lo espolvoreamos con harina, reservamos.


En un bol amplio se baten los huevos junto con el azúcar con unas varilla eléctricas, durante unos 8-10min, a máxima velocidad hasta que adquieran un color más claro y esponjoso. Es muy importarte batirlos bien para obtener un bizcocho esponjoso.


A continuación añadimos el aceite poco a poco, batiendo a velocidad moderada hasta que se haya integrado en la masa.


Agregamos la harina tamizada junto con la levadura y la pizca de sal, poco a poco con unas varillas manuales para que no se pierda el aire y movimientos envolventes.



Cuando esté integrada, añadimos el coco rallado, removemos. Añadimos la ralladura de limón y naranja, la esencia de vainilla y la cucharada de licor, mezclamos bien.
Añadimos las manzanas peladas y cortadas en trocitos pequeños y finos para que se hundan lo menos posible. Removemos despacio y con movimientos envolventes.


Vertemos la masa en el molde.


Lo introducimos en el horno (que pusimos a calentar) en la segunda ranura comenzando por abajo, durante unos 40-45min aprox, dependiendo de vuestro horno, hasta que presente un color dorado por encima y al pinchar con un palillo este salga limpio.


Al retirarlo del horno lo normal es que baje un pelín. Lo dejamos enfriar unos 10min y luego lo desmoldamos y colocamos sobre una rejilla para que no se humedezca


Si utilizáis una olla horno. Se cubre la olla con la tapa y se coloca en el hornillo mediano de la cocina a gas, a fuego medio durante unos 5min. Luego se baja al mínimo durante unos 60min aprox. Comprobamos la cocción introduciendo una brocheta larga por uno de los agujeros de la tapa. Es muy importante no destapar durante los primeros 50min. Si vemos que necesita dorarse un poco lo dejamos un par de minutos más hasta que lo esté y luego seguimos los mismo pasos que os mencioné anteriormente.

Cuando se haya enfriado del todo le espolvoreamos un poco de azúcar glas por encima.


Y ya tenemos listo un delicioso y esponjosos bizcocho para la merienda o el desayuno! 😋

lunes, 23 de julio de 2018

Cherry pie, tarta de cerezas

La cherry pie es un postre clásico de la cocina americana y que hemos visto saborear a los protagonistas en infinidad de películas. Para los amantes de las cerezas (como una servidora) esta tarta es toda una delicia, jugosa por dentro y crujiente por fuera.
A la masa quebrada para que fuese un poco más ligera le he sustituido la mantequilla por aceite, como suelo hacer con alguna receta de galletas y ha quedado estupenda.
También le añadí una manzana en trocitos,  al absorber el jugo de las cerezas queda riquísima!!  Espero que os guste la combinación! Nos vemos a la vuelta de las vacaciones, qué disfrutéis mucho del verano.



Ingredientes: para un molde de 22cm

Para la base de masa quebrada:
  • 270gr de harina de repostería
  • 100gr de azúcar
  • una pizca de sal
  • 2 huevos medianos
  • 1 cucharadita, de postre de azúcar avainillado
  • 5 gr de levadura química tipo Royal
  • 60ml de aceite de girasol
  • 1 cucharada de leche entera
Para el relleno:
  • 700gr de cerezas frescas
  • 1 manzana grande (golden u otro tipo)
  • 120gr de azúcar moreno
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 12gr de maizena
  • un huevo batido con un chorrito de leche para pincelar por encima

Preparación: Retiramos el hueso a las cerezas, si no disponéis de un artilugio adaptado para ello, podéis utilizar la punta de un cuchillo o con un bolígrafo o un lápiz, empujando desde la zona del rabito, (como se aprecia en la imagen) para que salga el hueso por el otro extremo y de esta forma nos queden las cerezas enteras.
Una vez que las tengamos todas deshuesadas, le añadimos el zumo de limón, el azúcar y la manzana pelada y cortada en trozos pequeños, removemos y dejamos que se maceren mientras preparamos la masa.


Preparación de la masa quebrada: En un bol ponemos la harina tamizada junto con la levadura. Añadimos una pizca de sal, el azúcar normal, el avainillado, los huevos batidos, la cuchada de leche y el aceite.


Mezclamos todos los ingredientes hasta logar una masa compacta. Espolvoreamos ligeramente una superficie con harina y la amasamos un par de minutos con las manos y formamos una bola. La cubrimos con film y la dejamos reposar una media hora en el frigorífico.


Pasado este tiempo la dividimos en dos partes, uno un poco más grande que utilizaremos para la base y los laterales y el otro de menor tamaño para cubrir las cerezas por encima.
Estiramos el trozo más grande sobre una superficie esparcida con un poco de harina, puede ser una lámina de silicona o una hoja de papel de hornear,  para  estirarla con mayor facilidad podéis cubrirla con un trozo de film transparente, hasta lograr un espesor de unos 4mm aprox, teniendo en cuenta que el tamaño debe cubrir la base y los laterales del molde.


Se sitúa dentro del molde dándole la vuelta al papel o a la lámina de silicona y retirándolo a continuación, la ajustamos con las manos. No os preocupéis si se os rompe, la unís con los dedos y listo! Pinchamos la base con un tenedor.
Escurrimos el jugo que han soltado las cerezas durante la maceración, le añadimos la maizena removemos bien.


Las vertemos dentro del molde.

Hacemos la misma operación con el siguiente trozo de masa quebrada como hicimos anteriormente, pero esta vez guiándonos por el tamaño del molde para calcular la tapa. Cubrimos las cerezas con la masa estirada, haciendo contacto con ellas y adaptándola por los laterales, recortamos la que nos sobra, a la altura de 1cm. Sellamos bien los bordes presionando con los dedos. Con los trocitos de masa que me habían sobrado formé un cordón, luego lo coloqué por el borde y le hice unas rallas  presionando ligeramente con un cuchillo por la parte que no estaba afilada.


Pincelamos la superficie con el huevo batido junto con el chorrito de leche y pinchamos con un tenedor.


Introducimos en el horno precalentando a 180º unos 45-50min, dependiendo de vuestro horno.


Cuando se haya enfriado, la tenemos lista para servir!!


La próxima vez la acompañaremos con una rica bola de helado como en las pelis! ^_ ^

lunes, 2 de julio de 2018

Bocaditos de aguacate con langostinos

Estos pequeños bocados se preparan en diez minutos y son tan refrescantes que os los van a devorar en cinco.
Los preparé en varias ocasiones,  la última la noche de San Juan, solo que en vez de utilizar panecillos pequeños los hice con pan de molde normal y luego los dividí en cuatro partes como si fueran unos mini sandwich, con el calor que hacia nos sentaron genial!! inclusive a los no partidarios del aguacate ;)
Las cantidades de los ingredientes las podéis adaptar en función de vuestros gustos.
Una pequeña recomendación que os doy es que utilicéis las colas de los langostinos que vienen congelados enteros porque tienen mucho más sabor que las colas que vienen ya peladas. Yo suelo tener siempre unos pocos en casa para añadir a un arroz, a la pasta o para hacer unas brochetas. Cómo no se puede desperdiciar nada, las cabezas las aprovecho para hacer un caldo y lo congelo para cuando me hace falta.
Son tan fáciles de hacer que vais a quedar como reyes sin apenas ensuciar la cocina ^_^


Ingredientes: para 5 unidades
  • 5 mini panecillos de pan de molde (los adquirí en el mercadona)
  • 6 colas grandes de langostinos, cortadas en trocitos
  • 1/2 aguacate grande
  • 1/2 cebolleta, media muy picadita
  • 1/2 tomate mediano en trocitos pequeños
  • 1 cucharada de mayonesa
  • 1 chorrito de zumo de limón
  • 1 diente de ajo picadito
  • aceite de oliva
  • sal

Preparación: Echamos un chorrito de aceite en una sartén y salteamos las colas de langostino junto con el ajo picado y una pizca de sal, durante un par de minutos hasta que estén en su punto. Retiramos para un plato y las dejamos enfriar.


Mientras aprovechamos para cortar el aguacate en trocitos pequeños.


Cuando las colas de langostinos se hayan enfriado, las mezclamos con el resto de los ingredientes, removiendo con una cuchara.


Abrimos los panecillos a la mitad y le colocamos una capa generosa de la mezcla de aguacate con langostinos.


Servimos el vino y solo nos queda disfrutarlos!


El aguacate le aporta un toque refrescante y cremoso estupendo!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...