lunes, 23 de mayo de 2016

espaguetis con pulpo y pimientos choriceros

Cuando preparo el pulpo a la gallega (que es como lo solemos degustar más a menudo), siempre reservo un par de patas cocidas en el congelador para otro día preparar unas brochetas, un salpicón o incluirlo en cualquier otra elaboración. En esta ocasión para acompañar unos espagueti, aunque estará igual de rico con cualquier otro tipo de pasta
Como veis se trata de un plato sencillo, con un toque picante y una combinación de sabores que cautivará a los amantes de este cefalópodo ;)


Ingredientes para dos personas:
  • 250gr de espaguetis
  • 325gr de pulpo cocido
  • 1 puerro grande
  • 4 dientes de ajo
  • 2 cayenas pequeñas (guindillas)
  • 1 pimiento choricero grande o dos medianos
  • perejil picado
  • aceite de oliva virgen
  • un chorro de vino blanco
  • pimienta negra (opcional)
  • sal
Preparación:
Cortamos el pimiento a la mitad, retiramos las semillas y lo ponemos a hidratar en agua fría durante una hora. Transcurrido este tiempo lo cortamos en trocitos pequeños, reservamos.


Cortamos las patas de pulpo en rodajas de 1cm de grosor más o menos y las reservamos.


Ponemos al fuego una olla con abundante agua y un poco de sal para cocer la pasta.
Mientras, picamos el puerro menudo y los dientes de ajo. Echamos un chorro de aceite en una sartén, cuando esté caliente comenzamos a pochar el puerro y el ajo un par de minutos, a fuego suave para que no se quemen.

A continuación le añadimos el pimiento, las cayenas y el perejil picado, removemos un par de minutos hasta que el aceite se tiña  del color rojizo del pimiento.


Añadimos un chorro de vino blanco, cuando se haya evaporado agregamos el pulpo, añadimos un poco de sal, mezclamos todo, comprobamos de sabor y reservamos.

Hervimos la pasta en el agua que pusimos a calentar, unos 2min menos de lo que nos indica el fabricante. En mi caso eran unos 7min y los herví solo 5min. Escurrimos la pasta y la echamos en la sartén, salteamos un par de minutos para que se impregnen todos los sabores.

 Esparcimos un poco de perejil picado por encima y listo para servir.

Que lo disfrutéis!! ;) Feliz semana.

lunes, 9 de mayo de 2016

galletas con pepitas de chocolate y avellanas (sin huevo ni mantequilla)

Hacía bastante tiempo que no preparaba galletas y en casa ya lo echaban de menos. Estas por ejemplo no llevan ni huevo ni mantequilla, por lo que son bastante saludables.
Tienen una textura crujiente y un sabor que les ha encantado a tod@s (incluidas algunas compañeras del trabajo que se sacrificaron haciendo de catadoras ;)
Se hacen en un momentito, solo hay que mezclar los ingredientes, formar las bolitas, las aplanamos un poco y listas para ir al horno...fácil ¿no? pues manos a la obra ;)



Ingredientes: para unas 40 unidades (dependiendo del tamaño que las hagáis)
  • 360gr de harina de repostería
  • 110gr de azúcar moreno (más un poco para espolvorear por encima)
  • 120gr de aceite de girasol
  • 120gr de zumo de naranja
  • 1 cucharilla de café de esencia de vainilla
  • medio sobre de levadura tipo Royal (8gr)
  • una pizca de sal
  • 50gr de pepitas de chocolate ( he utilizado las del Lidl que son de un tamaño muy pequeño)
  • 60gr de avellanas tostadas (o almendras) lo que prefiráis

Preparación:
Introducimos las avellanas dentro de una bolsa de plástico y con la ayuda de un rodillo las partimos en trozos pequeños, que no sean muy menudos para que luego se aprecien al mordisquearlas, reservamos.


En un bol mezclamos, la harina, el azúcar y la levadura. Formamos un hueco en el centro, añadimos el zumo, el aceite y la esencia de vainilla.


Mezclamos todo hasta que se forme una masa compacta. Entonces agregamos las pepitas de chocolate y las avellanas partidas. Nos ayudamos de las manos para integrar todo.


Ponemos a calentar el horno a 170º con ventilador, sin él a 180º

Humedecemos las manos con unas gotas de aceite. Cogemos pequeñas porciones de masa y formamos bolitas del tamaño de una nuez pequeña. Las aplanamos un poco con la palma de las mano.


Las vamos colocando sobre una bandeja cubierta con papel de  hornear. Las espolvoreamos con un poquito de azúcar por encima.


Las introducimos en el horno que tenemos caliente, durante unos 14-16min aprox, dependiendo de vuestro horno, hasta que estén doradas.


Las retiramos de la bandeja y esperamos a que se enfríen. Una vez frías las resguardamos en un bote hermético.


Fuente de inspiración: gnamgnam.....Que las disfrutéis!! os deseo un buen comienzo de semana ^_^

lunes, 25 de abril de 2016

brioche de mascarpone

Tenía en el frigorífico una terrina de mascarpone que caducaba en pocos días, y antes de que se echase a perder decidí aprovecharla para elaborar una brioche (que al final como podéis comprobar se trasformaron en dos... ya que estábamos con las manos en la masa había que aprovechar ;)
Mientras las amasaba pensé en incorporarle a una de ellas pepitas de chocolate, aunque solo me alcanzaron para decorarla :)
En la foto están recién salidas del horno, olían tan bien que apenas esperamos a que se enfriasen.


Ingredientes: para dos brioches
  • 250gr de leche entera
  • 1 sobre y medio de levadura seca para pan (10gr) o 30gr de levadura fresca
  • 150gr de azúcar
  • 1 cucharadita de café colmada de sal (10gr)
  • 3 huevos medianos
  • 250gr de queso mascarpone
  • 1 cucharadita de postre de esencia de vainilla
  • 40gr de mantequilla blanda en taquitos
  • 830gr de harina de fuerza
  • pepitas de chocolate para la decoración (opcional)
  • Para pincelar, medio huevo batido con un chorrito de leche
Preparación: Calentamos la leche en un cazo hasta que esté tibia (no caliente) La vertemos en un bol donde nos quepan todos los ingredientes y le añadimos la levadura y una cucharada de azúcar (que restaremos de los 150gr) Cubrimos el bol con un paño y dejamos reposar unos 20min. Se formará como una esponja.

Pesamos la harina y la mezclamos en un bol junto con la sal y el resto del azúcar, reservamos.
Cuando hayan transcurrido los 20min y la mezcla de levadura esté lista le incorporamos los huevos, el mascarpone y la esencia de vainilla
.
Mezclamos bien todo y le vamos añadiendo poco a poco la mezcla de harina hasta que se forme una masa pegajosa. Añadimos la mantequilla y continuamos agregando harina hasta que se forme una masa un poco compacta.
.
Espolvoreamos un poco de harina sobre una superficie plana, depositamos la masa encima y continuamos amasando con las manos e incorporando el resto de la harina.


Una vez que la tengamos toda incorporada amasamos unos 12-15min más. Conviene amasarla bien para que luego nos salga esponjosa. El resultado tiene que ser una masa que se pegue ligeramente a las manos.


Formamos una bola, la depositamos dentro de un bol grande untado con una pizca de aceite. Lo cubrimos con un paño o papel film y dejamos levar hasta que duplique su volumen, entre 2 o 3h dependiendo de la temperatura ambiente. Yo como ya era muy entrada la noche la dejé una media hora aprox a temperatura ambiente y luego la introduje en el frigorífico hasta la nueve de la mañana. A esa hora la retiré del frigorífico y la dejé 1h a temperatura ambiente antes de manipularla.

Una vez que la masa haya doblado de volumen presionamos con las manos para quitarle el aire. Si optáis por incorporar pepitas de chocolate, este sería el momento de añadirlas.


Dividimos la masa en dos trozos y luego uno de los trozos en tres pedazos.


Con cada uno formamos un cordón de unos 55cm de largo aprox ayudándonos de las manos. Unimos los tres en un extremo y formamos la trenza. Unimos bien las puntas y las escondemos debajo para que nos quede más bonita la trenza. Hacemos la misma operación con el otro trozo de masa
.
Las colocamos sobre una placa de horno cubierta con papel de hornear. Cubrimos con un paño y dejamos levar en un lugar tibio hasta que doble su volumen, aprox unas 2h. El tiempo puede variar según la temperatura del ambiente.


Trascurrido este tiempo, encendemos el horno a 180º para que se vaya calentado. Cuando esté caliente, pincelamos las brioches con la mezcla de huevo y leche por encima y las decoramos con las pepitas de chocolate o con lo que más nos guste.
Las introducimos en el horno durante unos 25-30min aprox.  A mitad de cocción, cuando presente un ligero color dorado las cubrimos con un trozo de papel de aluminio para que no se tuesten demasiado. Las retiramos del horno y esperamos a que se enfríen. Se conservan estupendamente durante dos o tres días dentro de una bolsa de plástico con cierre.


Disfrutamos de una merienda a todo lujo acompañada de un chocolate caliente ;) Os deseo una feliz semana!

lunes, 11 de abril de 2016

sopa de pollo con verduras y estrellitas

Para recuperarse después de haber estado con gripe nada mejor que un reconfortante plato de sopita casera. Y si se la dan a una echa mejor que mejor ¿no?.....esos días me la preparó mi cocinillas ;)
Nos encantan las verduras así que la hago a menudo, sobretodo en invierno. Suelo variar según los ingredientes de que disponga en la despensa.
He rehogado las verduras primero con un chorrito de aceite, de esta forma se potencia más el sabor y el color. Espero que os guste!


Ingredientes: para 5-6 personas
  • 2 litros de agua
  • 1 trasero de pollo
  • 1 puerro grande
  • 2 zanahorias
  • 1 calabacín mediano
  • 2 huevos cocidos
  • aceite de oliva virgen
  • sal
  • 80 gr de pasta con forma de estrellitas o de vuestra preferencia.
Preparación: 
Retiramos la piel al trasero de pollo dejando un pelin de grasa para que le aporte sabor a la sopa .Lo ponemos a hervir en una olla con dos litros de agua y una pizca de sal hasta que esté cocido, si es de granja sobre unos 25min aprox, si es de corral le llevará un poco más.


Mientras aprovechamos para lavar, pelar y picar las zanahorias y el puerro en trocitos pequeños. Picamos también el calabacín, sin pelar. A medida que vayamos troceando las verduras iremos colocando los montoncitos en una fuente por separado.

Echamos un chorro de aceite en una olla mediana (donde nos quepa todo) rehogamos primero las zanahorias unos 2min, a fuego suave. Luego incorporamos el puerro removemos un par de minutos y por último agregamos el calabacín, rehogamos todo unos 3min más aprox.


Comprobamos que el pollo esté cocido, lo retiramos para un plato. Le añadimos el agua de cocer el pollo a las verduras, añadimos sal al gusto.


Dejamos cocer a fuego medio hasta que las verduras ya estén casi cocidas. Añadimos la pasta, dejamos que se cueza según el tiempo que recomienda la marca, unos 5min aprox.

Mientras picamos los huevos en trozos pequeños y desmenuzamos el pollo.


Incorporamos ambos a la sopa cuando la pasta esté cocida
.
Lista para servir!!


 ¿quien se apunta a probarla?

lunes, 28 de marzo de 2016

torta de la nonna

Holaa!! de vuelta a la normalidad después de haber estado con gripe y tomarme un pequeño descanso. Por falta de tiempo no podré publicar todas las semanas, aunque continuaré subiendo algunas delicias siempre que mi tiempo libre me lo permita.
Hoy os traigo este dulce de origen Italiano, concretamente de la zona de la Toscana, la "torta de la nonna". Compuesta por dos crujientes capas de masa quebrada rellenas de crema pastelera (a la que en esta ocasión le he añadido queso) la capa superior va recubierta con piñones y espolvoreada con azúcar glas. Ya os podéis imaginar su sabor ;)
He utilizado un molde con la base movible pero os sirve cualquier molde desmontable. Los trocitos que me sobraron de la masa se convirtieron en unas deliciosas pastas.


Ingredientes: para un molde de 22cm desmontable

Para la base de masa quebrada:
  • 250gr de harina de repostería
  • 100gr de azúcar
  • 110gr de mantequilla
  • 1 huevo entero + 1 yema
  • 1 cucharadita de postre de azúcar avainillado
  • 1 cucharadita de café de levadura química tipo Royal
  • ralladura de limón
  • una pizca de sal
Para la crema pastelera:
  • 500ml de leche entera
  • 3 yemas de huevo
  • 1/2 vaina de vainilla o esencia
  • 100gr de azúcar
  • 45gr de maizena
  • cáscara de limón
  • 150gr de queso de untar tipo filadelphia
Para la decoración: huevo batido con una pizca de leche para pincelar por encima, 70gr de piñones, azúcar glas

Preparación de la masa quebrada. Tamizamos la harina en un bol junto con la sal y la levadura. Agregamos el azúcar y la mantequilla en trozos pequeños. Esta mezcla la frotamos entre los dedos hasta obtener una textura arenosa. Añadimos el huevo batido junto con la yema, la ralladura de limón y amasamos hasta formar una masa compacta, sin trabajarla mucho para que luego no se endurezca. Formamos una bola, la aplanamos un poco y la envolvemos en film transparente, la introducimos en el frigorífico una hora para que coja consistencia.

Mientras preparamos la crema pastelera. Reservamos un poco de leche en un vaso y ponemos el resto a calentar a fuego suave junto con el azúcar, la cáscara de limón y las semillas de la vaina de vainilla o esencia, cuando comience a hervir, retiramos la cáscara. Batimos las yemas y la maizena en el vaso de leche, y la vertemos en la leche caliente, cocemos durante un par de minutos hasta que espese sin dejar de remover. Cubrimos con film transparente haciendo contacto con la crema para que no se forme costra. Dejamos enfriar. Para acelerar el proceso se puede introducir el recipiente en agua fría. Una vez fría le agregamos el queso, removiendo con unas varillas.

Untamos el molde con mantequilla, reservamos.

Retiramos del frigorífico la masa quebrada. La dividimos en dos partes, uno un poco más grande que utilizaremos para la base y los laterales y otro trozo de menor tamaño para cubrir la crema por encima. Reservamos este último en el frigorífico.


Estiramos el trozo más grande, sobre una superficie plana esparcida con un poco de harina, o una hoja de papel de hornear, luego la cubrimos con un trozo de flilm trasparente para poder estirarla con mayor facilidad hasta lograr el grosor de 4mm aprox  teniendo en cuenta que el tamaño debe cubrir la base y los laterales del molde.

La situamos dentro del molde dándole la vuelta al papel y retirándolo a continuación, la ajustamos con las manos. No os preocupéis si se os rompe la unís con los dedos y listo. La que sobra luego se recorta. Pinchamos con un tenedor la base.

Rellenamos con la crema pastelera, alisamos la superficie.

Hacemos la misma operación con el siguiente trozo de masa quebrada como hicimos anteriormente, pero esta vez guiándonos por el tamaño del molde para calcular la tapa.
Cubrimos la crema con la masa estirada, haciendo contacto contra ella y la adaptamos por los laterales, recortamos la que nos sobra, a la altura de 1cm..

Pincelamos con el huevo batido y sellamos bien los bordes presionando con los dedos y luego con un tenedor.

 Pinchamos un poco con el tenedor la superficie y esparcimos los piñones por encima.


Introducimos en el horno precalentado a 180º unos 45-50min dependiendo de vuestro horno. Se deja enfriar y se lleva al frigorífico unas 2 horas como mínimo para que la crema coja consistencia.


 Espolvoreamos con azúcar glas antes de servir.

Que la disfrutéis!!!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...