lunes, 10 de noviembre de 2014

rosquillas de San Blas

En invierno los fines de semana con frío y lluvia apetece quedarse en casa al calorcito, leyendo un libro, u horneando unas galletas, un bizcocho, o cualquier otro dulce para acompañar un café o un té calentito a media tarde. Como estas tradicionales rosquillas, con un delicioso sabor a anís y un baño de merengue.
Llevé unas pocas para compartir con mis compañeras de trabajo, y mientras le daban el último bocado se ofrecieron gustosas a hacer de conejillos de indias las veces que fuese necesario ;) Están deliciosas! Que las disfrutéis!!


Ingredientes: para unas 22 rosquillas aprox, dependiendo del tamaño que las hagamos.
  • 400gr de harina común
  • 80gr de azúcar
  • 1 cucharada rasa de azúcar avainillado
  • 1 sobre de levadura tipo Royal
  • 1 cucharadita de café de bicarbonato sódico
  • 1 cucharadita de café de canela molida
  • una pizca de sal
  • 1 cucharada colmada de anís en grano (lo molí un poco en la picadora)
  • ralladura de medio limón y media naranja
  • 70ml de aceite de oliva suave
  • 3 cucharadas de licor de anís (usé "la asturiana")
  • 1 cucharadita de postre de agua
  • 3 huevos medianos
 Para el glaseado:
  • 1/2 clara, de un huevo grande
  • 60gr de azúcar glas
  • 1 cucharadita de postre de licor de anís
  • unas gotas de zumo de limón
  • una pizca de sal

Preparación de la masa:

Reservamos 50gr de harina para cuando amasemos. Mezclamos en un bol los 350gr de harina restante con el resto de los ingredientes secos, el azúcar normal, el avainillado, la levadura, el bicarbonato, la canela, y el anís en grano. Los ponemos encima de una superficie plana formando un volcán.  Le agregamos los ingredientes líquidos, licor de anís, el aceite, el agua, los tres huevos y las ralladuras de limón/naranja

Removemos bien con una cuchara hasta que se forme una masa un poco compacta.

Esparcimos los 50gr de harina que habíamos reservado y continuamos amasando con las manos hasta formar una masa elástica y un poco pegajosa, que se pegue un poco a las manos pero no demasiado. Si le añadiésemos más harina luego nos quedarían un poco duras.

Formamos una bola y la colocamos dentro de un bol, lo cubrimos con un paño y dejamos reposar la masa una hora.

Pasado este tiempo untamos las manos ligeramente con aceite. Cogemos pequeñas porciones de masa, formamos bolas del tamaño de una nuez más o menos, luego introducimos un dedo en el centro para formar un agujero.
Lo ensanchamos un poco haciéndolo girar con las manos. Las aplanamos un poquito con la palma de la mano o pasando ligeramente el rodillo por encima.

Las vamos colocando encima de una bandeja de horno cubierta con papel de hornear, dejando una pequeña separación entre ellas para que cuando crezcan no se junten.

Las introducimos en el horno previamente calentado a 180º durante 15-18min, dependiendo de vuestro horno, hasta que estén ligeramente doradas. Para asegurarse que están en su punto justo, lo mejor es coger una y partirla a la mitad. Las retiramos, apagamos el horno y lo dejamos con la puerta medio abierta. Luego aprovecharemos ese calor residual para secar el glaseado.


Mientras se enfrían un poco preparamos el glaseado:

Comenzamos a montar las claras a punto de nieve con una pizca de sal. Cuando estén semi montadas le vamos agregando el azúcar poco a poco, una vez montadas le añadimos el anís y las gotas de limón. Nos tiene que quedar una textura un poco densa, si hiciese falta añadimos un poco más de azúcar. Bañamos las rosquillas con el glaseado por la parte superior, introduciendolas levemente en la glasa o con una cuchara. Yo le puse poca y delgada, preferí que no quedasen demasiado dulces.

Las vamos colocando en la bandeja y las introducimos de nuevo en el horno (apagado y con puerta medio abierta) para que se sequen con el calor residual, transcurridos aprox unos 10min.

Comprobamos con la yema de los dedos si ya está seco. También podemos dejarlas secar a temperatura ambiente aunque si hay humedad en el ambiente le llevara mucho más tiempo.


Se conservan perfectamente durante dos semanas, aunque no creo que os lleguen a durar tanto :-)

lunes, 3 de noviembre de 2014

Tourte Milanese

Es un lujo que hoy en día gracias a la tecnología podamos compartir, contemplar o saborear la gastronomía de otros países en nuestra propia casa, como este pastel salado que os traigo hoy. Es una maravilla, tanto para el paladar como visualmente, se puede tomar tibio o frio, aunque en casa coincidimos en que cuando esta todavía un poco caliente se aprecia más las diferentes texturas y sabores....el queso se derrite en la boca... la corteza crujiente del hojaldre...umm!!
La receta proviene de Julia Child y el chef Michel Richard. Yo prescindí de algunos pasos como preparar el hojaldre casero o asar los pimientos, también modifique un poco las cantidades. Como podéis comprobar los ingredientes son muy simples y no tiene ninguna complicación, se puede preparar con antelación y antes de servir calentarlo unos minutos en el horno y listo para sorprender a los comensales. Tenéis que probarlo!!


Ingredientes: para un molde desmontable de 24cm
  • 2 láminas de hojaldre de 275 gr cada una 
Para la tortilla de huevos:
  • 8 huevos grandes
  • 1 cebolla mediana picadita
  • un poquito de perejil picado
  • un chorrito de aceite de oliva
  • pimienta negra molida y sal al gusto
Para el relleno:
  • 500gr de espinacas, recortada y lavada
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 dientes de ajo, pelados y picados
  • pimienta negra molida
  • 5 cucharadas de nata de cocinar
  • 250gr de jamón york asado o cocido
  • 300gr de queso Havarti (unas 12 lonchas)
  • 340gr de pimientos de piquillo asados
  • sal
  • pan rallado o queso parmesano para esparcir en la base 
  • 1 huevo batido con una cucharada de agua y una pizca de sal para pincelar

Preparación:
Cogemos una lámina de hojaldre y recortamos un circulo tomando como medida el aro del molde, reservamos.
Forramos la base del molde con papel de hornear y untando con mantequilla los laterales. Colocamos la otra lámina de hojaldre en el molde presionando levemente con las manos para ajustarla al molde, dejando que sobresalga 1cm del borde.

Mis láminas eran cuadradas así que por algún lado no me alcanzaban, lo que hice fué recortar por donde me sobraba de más y con esos trocitos y lo que me había sobrado de la lámina anterior los fui uniendo con las manos por donde la masa me había quedado escasa.
Reservamos en el frigorífico la masa mientras preparamos el relleno.

Preparamos la tortilla de huevos :
Batimos los huevos junto con una pizca de sal y pimienta. Echamos un chorro de aceite en una sartén amplia y pochamos a fuego suave la cebolla picada y el perejil, cuanto esté blandita vertemos los huevos, removemos constantemente con una espumadera alrededor de la sartén tirando de los huevos hacía el centro de la sartén sin que lleguen a cuajarse del todo. Ya que luego se terminaran de cocinar en el horno, reservamos en un plato y los cubrimos con film transparente.

Cocinamos las espinacas: En una olla con agua hirviendo y sal cocemos las espinacas durante un minuto. Escurrimos en un colador y las enjuagamos con agua fría. Presionamos y apretamos bien con las manos para extraer el exceso de agua. Calentamos las dos cucharadas de aceite en una sartén y doramos los ajos, agregamos las espinacas y la pimienta molida, las salteamos durante 3 minutos. Añadimos la nata, cuando comience a hervir removemos para que se mezcle bien con las espinacas y reduzca. Retiramos para un plato y reservamos.
Montamos la torta: Retiramos el molde con el hojaldre del frigorífico. Esparcimos un poco de pan rallado o queso en la base antes de comenzar el montaje para proteger el hojaldre del exceso de húmedad y que se ponga blando. Comenzamos colocando las capas del relleno en el siguiente orden. 1 capa, la mitad de la tortilla los huevos, 2 capa mitad de las espinacas, 3 capa, mitad del jamón asado, 4 capa, mitad de queso, 5 capa todos los pimientos del piquillo asados.


 Continuamos las capas en orden inverso. mitad restante de queso, de jamón, de espinacas, de tortilla de huevos.


 Doblamos el hojaldre de los bordes hacia el centro encima de la última capa de huevos.  Pincelamos por encima con la mezcla de huevo batido. Colocamos el circulo de hojaldre que reservamos encima, con el mango de una cuchara o un tenedor empujamos por todo el borde hacía abajo, de esta forma nos aseguramos de quede bien sellado. Pincelar con la mezcla de huevo y hacer un pequeño orificio en el centro y cuatro pequeños cortes para que salga el vapor. Con un cuchillo y procurando no presionar demasiado para no cortar la masa grabamos un diseño. En mi caso unas cuantas líneas, reservamos en la nevera mientras precalentamos el horno a 180º

Cuando el horno esté listo la introducimos en la segunda ranura comenzando por abajo durante 60min aprox hasta que el hojaldre tenga un color dorado. Se retira del horno y se deja reposar unos 10min. Desmoldar y esperar a que enfríe un poco antes de cortar unos 15-20min.

Os dejo el enlace del vídeo. Tourte Milanese
Listo para disfrutar! como más os guste, caliente, tibio o frío.

lunes, 27 de octubre de 2014

cheesecake de mascarpone con toffee

Este pastel lo hice para mi cumple, quería sorprender a mi familia con un postre diferente de todos los que preparé hasta ahora, pero que llevase queso o mascarpone, porque sabía que les iba a gustar a todos. Con esta receta acerté de pleno.
Aunque el tamaño no es muy grande cunde mucho ya que al llevar toffee es un poco empalagoso. Yo lo dividí en trozos pequeños para que se pudieran tomar perfectamente con la mano ;) Muy light no es, para que nos vamos a engañar, pero está taaan rico!



Ingredientes: para un pirex cuadrado de 20x20

Para la base:
  • 125gr de avellanas tostadas molidas
  • 100gr de harina de repostería
  • 70gr de mantequilla fría en taquitos
  • 60gr de azúcar
  • una pizca de sal
Para el relleno de queso:
  • 250gr de mascarpone (una terrina)
  • 50gr de queso de untar, tipo Philadelphia
  • 4 huevos grandes a temperatura ambiente
  • 1 yema de huevo
  • 170gr de azúcar
  • 1 cucharadita de postre de extracto de vainilla
Para el toffee:
  • 90gr de azúcar
  • 1 cucharada de agua
  • 1 cucharada de crema de whisky
  • 1 cucharada de mantequilla light
  • 4 cucharadas de nata 35% materia grasa (40gr)
  • 2 hojas de gelatina
Preparación de la base:
Ponemos a precalentar el horno a 180º
Forramos el molde con papel de horno, dejando que sobresalga unos centímetros por cada lado.

Mezclar en un bol, las avellanas, la harina, el azúcar, y la sal. Añadimos los trocitos de mantequilla y con  las manos vamos apretando poco a poco hasta conseguir la textura de una harina gruesa.

La vertemos en el molde y presionamos con una cuchara hasta formar una capa uniforme. lo introducimos en el horno durante unos 15-20min aprox, hasta que esté ligeramente dorado.

Mientras se enfría un poco la base preparamos el relleno. En un bol  mezclamos con unas varillas manuales, el mascarpone, el queso de untar y el azúcar. No uséis batidora eléctrica porque no queremos que la masa coja aire.

Añadimos la yema, y los huevos uno a uno, añadimos el extracto de vainilla y la sal, removemos.

Vertemos la mezcla sobre la base de galleta.


Introducimos de nuevo en el horno durante unos 40min aprox hasta que al introducir un palillo esté cuajado y salga limpio. Apagamos el horno y lo dejamos con la puerta medio abierta durante 10min más. Retiramos el pastel del horno y lo dejamos enfriar.

Mientras se enfría preparamos el toffee. Ponemos a hidratar las hojas de gelatina en agua fría. Mezclamos el azúcar con el agua en un cazo pequeño hasta que el azúcar esté completamente humedecido, si fuese necesario añadiríamos un pelín más de agua.
A continuación poner el cazo a fuego medio hasta que hierva, removiendo el cazo de vez en cuando hasta que se convierta en caramelo con un ligero color dorado aprox unos 5-6min.
Retiramos del fuego y añadimos con cuidado el whisky, colocamos en el fuego solo durante unos segundos para que el alcohol se evapore. Retiramos e inmediatamente agregamos la nata y la mantequilla, removemos, agregamos las hojas de gelatina escurridas, mezclamos y dejamos enfriar hasta que esté tibio.


 Verter el toffee sobre el pastel, introducir en el frigorífico como mínimo unas 3h.Yo lo dejé toda la noche.

 Antes de servir cortar en cuadraditos pequeños con un cuchillo bien afilado y mojado en agua caliente.

 Para que los cortes nos queden más bonitos lo mejor es limpiar el cuchillo después de cada corte.

fuente: con algunas modificaciones. Aida Mollenkanp
Y a endulzarnos un poquito :-)

Menuda emoción me llevé con el regalo de mi cumple. Aparte de recibir mucho cariño, dos libros maravillosos de Jamie Oliver, con lo que me gusta su cocina!

lunes, 20 de octubre de 2014

merluza al estilo gallego con pimientos

Nuestras queridas costas gallegas son bien conocidas por la excelente calidad de su pescado y marisco. En este ocasión le tocó el turno a la merluza, cocinada de una forma tradicional. La receta está basada en una que preparaban en un restaurante de la zona de Sada.
Está tan rica que el día que la hago procuro comprar más pan que de costumbre, para poder rebañan bien el plato ;) En ocasiones un poco especiales le suelo incluir también unas colas de gambas frescas peladas y quedo como una reina. Espero que la disfrutéis tanto como nosotros.


Ingredientes: para 4 personas
  • 1,400gr de merluza fresca
  • 4 patatas grandes
  • 120gr de guisantes
  • 1/2 vaso escaso de aceite de oliva virgen
  • un chorrito de vino blanco
  • 3 cebollas medianas
  • 3 dientes de ajo
  • 1 pimiento morrón rojo
  • 1 pimiento verde
  • 1 cucharadita de postre de pimentón dulce
  • una pizca de pimentón picante
  • sal gruesa

Preparación:

Comenzaremos lavando y limpiando bien el pescado. Luego lo cortamos en rodajas un poco gruesas. (mi pescadera que es muy maja me hizo parte del trabajo) lo secamos con papel absorbente y salamos un poco con sal gruesa por ambos lados. La dejaremos así durante media hora, esto ayudará a que la carne quede más prieta. A la cabeza le retiro los ojos y también la aprovecho para darle más sabor.

Mientras pelamos las dos cebollas restantes y las cortamos en juliana. Lavamos y cortamos los pimientos rojo/verde en tiras finas y los ajos en láminas, reservamos.

Pelamos las patatas y las cortamos en rodajas gruesas de algo menos de 2cm. Cogemos una olla amplia con abundante agua. Vertemos las patatas dentro, junto con una cebolla entera, la cabeza de merluza, sal, y los guisantes, en el caso de que sean frescos (los míos de la huerta de mi suegra ;) si son congelados los pondremos unos 6 min antes de que termine la cocción, ya que les lleva menos tiempo.

Ponemos la olla al fuego y lo dejaremos hervir unos 8-9min hasta que al pinchar las patatas con un tenedor veamos que ya están cocidas pero sin llegar a romperse. Entonces agregamos la merluza y dejaremos cocer entre 6-7 min  dependiendo del grosor de las rodajas. Si lo cocemos demás nos quedará seco. Una vez que este todo cocido escurrimos el agua reservando una poca, como medio vaso para añadir al refrito.

Mientras se cuecen las patatas y la mezluza. Cogemos una sartén, echamos el aceite y cuando esté caliente, añadimos la cebolla, los pimientos y el ajo, añadimos una pizca de sal.

Las pochamos a fuego suave hasta que estén blanditas, entonces añadimos un chorrito de vino blanco esperamos a que se evapore y luego retiramos la sartén del fuego, añadimos el pimentón dulce y el picante, removemos.
En este punto ya habremos escurrido el pescado así que le agregamos un poco del agua de la cocción que habíamos reservado, hasta que veamos que nos queda una salsa un poquito espesa. Eso ya va a depender un poco de vuestro gusto.
Colocamos en los platos primero las patatas, luego la merluza, y a continuación añadimos la salsa de pimientos por encima, servimos.


Bien calentito!! con una buena rebanada de pan :) y un vinito blanco... ummm!!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...