lunes, 20 de noviembre de 2017

Flan casero de queso y magdalenas

A quien le apetece disfrutar de un trocito de flan casero? Pues este es uno de mis preferidos, os va a encantar porque es muy fácil de realizar y está riquísimo!! La textura es un poco más densa que la del flan tradicional pero es tan cremoso y suave que se deshace en la boca.
El "secreto" para que no se formen diferentes capas es triturarlo todo muy bien. Así que coged papel y lápiz que voy con la receta. Espero que os guste!


Ingredientes: para un molde con el agujero central de 22cm

Para el caramelo: 
  • 120gr de azúcar
  • 2 cucharadas de agua
Para el flan:
  • 6 huevos medianos (si pueden ser caseros mucho mejor)
  • 200gr de queso de untar, tipo filadelfia
  • 600ml de leche entera
  • 110gr de azúcar
  • 4 magdalenas (110gr)

Preparación del caramelo:
En un cazo ponemos a calentar a fuego suave el azúcar junto con las dos cucharadas de agua. Cuando tenga un color dorado lo retiramos del fuego. Conviene estar atentos para no se oscurezca demasiado o se queme, ya que sabría amargo.Vertemos el caramelo en el molde. Para esparcirlo bien sin quemarnos, sujetamos el molde con unas manoplas o un paño de cocina y lo vamos girando poco a poco. Lo dejamos a un lado mientras preparamos la mezcla de flan.


Encendemos el horno a 160º calor arriba y abajo para que se vaya calentando.

Preparación del flan:
En un recipiente mezclamos el queso, los huevos y el azúcar, con unas varillas manuales.
Añadimos las magdalenas desmigadas, un chorro de leche (del total) y trituramos la mezcla con una batidora de cuchillas eléctricas, despacio hasta que esté todo bien deshecho, si la batidora es de mano la apoyamos en el fondo del recipiente para que no genere muchas burbujas.


Añadimos la leche restante. Volcamos la mezcla en el molde caramelizado pasándola por un colador.


Colocamos el molde dentro de otro de mayor tamaño para que se cocine a baño maría. Añadimos agua caliente hasta que llegue a la mitad de la altura del molde con la mezcla de flan.

Introducimos en el horno que pusimos a calentar (sin cubrir el molde) durante 1h aprox, los últimos 10min a 170º. Hasta que al pinchar con un palillo este salga un poquito húmedo. El tiempo de cocción puede variar en función de vuestro horno.

Retirar del horno, dejar enfriar a temperatura ambiente, una vez frío lo introducimos en el frigorífico un par de horas. Yo lo dejé toda la noche.


A la hora de desmoldar meneamos un poco el molde para que el caramelo penetre por los bordes y se desprenda más fácilmente. Luego le damos la vuelta sobre la bandeja donde lo vayamos a servir.


La bandeja del flan que véis en la foto fue un obsequio de unos amigos, a los cuales le envió un enorme abrazo.

 Más que rico, riquísimoo!!

lunes, 6 de noviembre de 2017

Melindres caseros

Cuando mi abuela llegaba a casa de vuelta de una romería o feria, siempre le hurgábamos en la cesta en busca de los Melindres, unas rosquillas glaseadas muy tradicionales y típicas de algunas zonas de Galicia. Los más populares son los de Melide, Allariz y Pontedeume.
Está es la segunda vez que los hago (la primera me pasé con la harina y me quedé corta con el anís ;) y según mis "expertos" catadores mientras se los zampaban....Umm, riquísimos!!. Se conservan estupendamente durante un par de semanas, aunque os advierto que en cuanto los probéis van a desaparecer volando.


Ingredientes: para 29 melindres
  • 210gr de harina común
  • 4 yemas de huevo, grandes
  • 25gr de mantequilla derretida
  • 80gr de anís
  • una pizca de sal
Para el glaseado:
  • 190gr de azúcar
  • 95gr de agua

Preparación:

En un bol mezclamos las yemas, la mantequilla derretida y el anís.


Le vamos incorporando la harina poco a poco junto con una pizca de sal, hasta lograr una masa suave y compacta que podemos manejar con las manos.


Esparcimos el resto de la harina sobre la mesa y la amasamos hasta lograr una masa elástica y que no se pegue a los dedos. Formamos una bola, la envolvemos con film transparente y la dejamos reposar 1h a temperatura ambiente.


Esparcimos un poquito de harina sobre la mesa. Formamos bolitas de unos 12gr y las estiramos formando un cordón fino de unos 12cm aprox de largo.


Lo anudamos entorno a tres dedos, formando un pequeño aro y uniendo bien los extremos para que no se abran al hornearse. Como os muestro en la imagen.


Los vamos colocando sobre una bandeja de horno forrada con papel de hornear, dejando un pequeño espacio entre ellos. Cubrimos con un film y dejamos reposar 30-40min

Los introducimos en el horno calentado a 210º unos 15min aprox hasta que estén ligeramente dorados (los melindres se hornean a temperatura alta). Retiramos del horno, dejamos enfriar.

Cuando se hayan enfriado preparamos el almíbar. Echamos en un cazo el azúcar y el agua.  Lo ponemos a cocer a fuego suave hasta que esté denso y alcance el punto de hebra. Le llevará unos 16min aprox desde que comienza a hervir. Para comprobarlo cogemos un poco de almíbar con una cuchara, humedecemos dos dedos en el (con cuidado de no quemarnos) y si al juntarlos y separarlos se forma un hilo es que ya está listo. Dejamos templar unos 3min.


Ponemos todos los melindres en un bol y le vertemos el almíbar por encima.


Removemos para que se impregnen bien, continuamos mezclando hasta que presenten un color  blanquecido y el azúcar comience a endurecerse ligeramente.


Los depositamos en una bandeja  cubierta con papel de hornear separados unos de otros. Dejamos que se seque el glaseado. Listos para hincar el diente ;)


Se conservan estupendamente en un bote un par de semanas.


Riquísimos!!


Están que crujen! Que tengáis una feliz semana.

lunes, 23 de octubre de 2017

tronco otoñal de castañas (sin horno)

Una de las aficiones de mi suegro por esta época es ir al monte a recoger castañas. Como nos encantan, el otro día trajo un par de kilos para conservarlas en el congelador y luego poder disfrutarlas a lo largo del año.
En está ocasión las he empleado para hacer un tronco. Fue un éxito! sorprendió por su textura y su delicioso sabor a bombón. Ya hice acopio de castañas para repetirlo ;)
Con pocos ingredientes y sin necesidad de encender el horno conseguís un postre maravilloso! Así que a poneros el delantal que voy con la receta, veréis que sencillo.


Ingredientes: para 6 personas
  • 400gr de castañas cocidas sin piel (en la preparación os explico cómo cocerlas)
  • 125gr de azúcar
  • 1 cucharadita de postre de azúcar avainillado
  • 125gr de mantequilla derretida
  • 50gr de avellanas tostadas molidas
  • 1 cucharada de coñac
Para el glaseado:
  • 75gr de chocolate de cobertura
  • 25gr de mantequilla

Preparación:

Preparamos las castañas. Cogemos 500gr de castañas con cáscara. Tenemos que tener en cuenta que una vez peladas y desechado las que encontremos en mal estado el peso va a disminuir.

Les retiramos la cáscara y las ponemos a cocer en una olla cubiertas con agua, una pizca de sal y unas ramitas de "nébeda" (una hierva aromática que le aporta un sabor estupendo) se dejan hervir durante 15min.

Las escurrimos, esperamos 3-4 min aprox y con cuidado de no quemarnos les retiramos la piel con ayuda de un cuchillo (en caliente se pelan muy fácilmente, frías cuesta más) Las pesamos y reservamos los 400gr para la receta. Las trituramos con un pasapurés, utilizando un disco con los agujeros grandes.

Le añadimos el azúcar normal, el avanillado, las avellanas molidas y la mantequilla derretida, removemos hasta formar una crema, agregamos la cucharada de coñac. Dejamos reposar 10min para que coja un poco de consistencia.

Comenzamos a formar el tronco poniendo cucharadas de crema en el centro a lo largo de la bandeja donde vayamos a servirlo.

Le damos forma con el dorso de la cuchara o una espátula. Lo introducimos en el frigorífico 1 o 2h para que se endurezca un poco.


Trascurrido el tiempo preparamos el glaseado. Partimos el chocolate en trozos y lo derretimos junto con la mantequilla al baño maría o a pequeños intervalos en el microondas. Esparcimos con un pincel el glaseado por encima y los laterales (exceptuando los extremos) inclinando ligeramente el tronco para que no resbale el chocolate. Le damos varias pasadas procurando no manchar la bandeja.


Luego trazamos unas rallas simulando la corteza de un tronco arrastrando los dientes de un tenedor a lo largo. Introducimos en el frigorífico durante un par de horas. Mejor de un día para otro.


Cortamos en porciones y servimos. Riquísimo!!!

lunes, 9 de octubre de 2017

vasitos de crema de limón y merengue

Hola a tod@s! aquí estoy de nuevo después de un pequeño periodo de descanso por motivos de salud. Ahora que ya me encuentro con más energía ya puedo compartir con vosotros la receta de estos vasitos de crema de limón y merengue que hice este verano.
Son una delicia!! La crema de limón tiene dos texturas, una cremosa y otra más suave tipo mousse. Su delicado punto de acidez combinado con el dulzor del merengue son la pareja perfecta para deleitar el paladar.
Para la base podéis utilizar cualquier tipo de bizcocho que tengáis a mano, sobaos, magdalenas.... Espero que os guste! y si es así ya me contaréis.


Ingredientes: para 3 vasitos de 23ml

Para la crema de limón: 
  • 3 bizcochos, sobaos o magdalenas para la base del molde
  • 2 yemas de huevo
  • 12gr de maizena
  • 5gr de harina
  • 60gr de zumo de limón
  • 140gr de agua
  • 60gr de azúcar
  • 20gr de mantequilla
  • 50ml de nata 35% materia grasa
Para el merengue: 60gr de claras, 120gr de azúcar

Comenzamos colocando una delgada capa de bizcocho, en la base de los vasos. Yo corté unas magdalenas a la mitad, que era lo que tenía en casa. La vez anterior los hice con bizcochadas del mercadona y también quedaron genial.


Preparación de la crema de limón: En un cazo u olla pequeña ponemos a calentar el agua. Mientras preparamos el resto de los ingredientes.
Mezclamos las yemas en un bol junto con el azúcar. Le añadimos, la harina y la maizena, removemos bien. Le agregamos el zumo de limón colado, mezclamos.



Cuando el agua comience a hervir vertemos la mezcla de yemas y harina en ella, removiendo hasta que espese, unos 4min aprox. Nos tiene que quedar una textura similar a la crema pastelera.

La pasamos a un bol, removemos un poco y le añadimos la mantequilla (blanda, no derretida). De esta forma quedará firme pero no grumosa.

Vertemos la mitad de la crema (todavía caliente) sobre la base de bizcochos alisándola un poco, la dejamos templar y la llevamos a la nevera unos 10min para que se enfríe más rápido y coja consistencia.


La otra mitad de la crema se deja enfriar a temperatura ambiente removiendo de vez en cuando para que no se ponga firme y se forme costra. Podéis abreviar el tiempo sumergiendo el bol en agua fría. Una vez fría, montamos la nata y se la añadimos con movimientos envolventes.

La vertemos en los vasitos encima de la otra capa de crema. Reservamos en la nevera mientras preparamos el merengue.


Merengue suizo: Ponemos las claras junto con el azúcar a baño maría, evitando que el cuenco tome contacto directo con el agua. Removemos enérgicamente con unas varillas manuales (es importante batir rápido para que las claras no cuajen) hasta que el azúcar se disuelva, para comprobarlo introducimos las yemas de los dedos en la mezcla y si no percibimos los granos de azúcar es que ya está listo.

Retiramos el cuenco con la mezcla del fuego y continuamos batiendo con unas varillas eléctricas unos 7min aprox hasta que se formen picos suaves y al tocar el bol notemos que está frío.

Ponemos una capa de merengue en cada vasito, reservamos en la nevera un par de horas. Antes de servir, lo tostamos ligeramente con un soplete.


Y a disfrutar!
 

Una deliciaa!!!  Que tengáis una feliz semana.

martes, 20 de junio de 2017

coca de chocolate a la taza

Ya sé que con el calor que hace estos días no apetece encender el horno, pero en cuanto probéis esta maravillosa coca sabréis que ha merecido la pena. Además como la hice a primera hora de la mañana cuando todavía hacía fresquito la cosa fue llevadera ;)
Tenía muchas ganas de hacerla desde que se la ví a Rosa en su estupenda cocina. Estaba tan rica y esponjosa que desapareció volando.
Se trata de una coca tradicional de las que hacían las abuelas, donde las cantidades se miden con un vaso....un vaso de esto, medio de aquello, aunque yo he preferido poneros también las cantidades en gramos para que sean más exactas, y le he añadido una cucharadita de esencia de vainilla y de cacao puro.
Las grosellas me las trajo Ana, una compañera de trabajo que es un encanto, recogidas de su propio huerto.


Ingredientes: para un molde rectangular de 20x30

Medida: un vaso de los de agua, entre paréntesis os pongo las cantidades exactas en gramos

1 vaso de harina de repostería  (150gr)
1 vaso de chocolate a la taza Valor  (160gr)
1 cucharadita de postre de cacao puro 
3/4 de vaso de azúcar  (160g)
1/2 vaso de aceite de girasol  (125gr)
1 cucharadita de postre de esencia de vainilla
3/4 de vaso de leche  (190g) + 1 cucharada de vinagre
2 huevos grandes tamaño L a temperatura ambiente
1 sobre de levadura para bizcochos, tipo Royal
1 pizca de sal

Preparación:

Forramos el molde que vayamos a utilizar con papel de hornear.

Encendemos el horno a 180º para que se vaya calentando, calor arriba y abajo.

En un recipiente mezclamos, la harina, el chocolate a la taza, la cucharadita de cacao puro, la levadura y la pizca de sal.


Añadimos a la leche la cucharada sopera de vinagre y dejamos reposar unos 5min, esto hará que la coca quede muy esponjosa y con un sabor estupendo. Al cabo de ese tiempo la leche se habrá cortado y al removerla tendrá el aspecto de un yogur.


En un bol batimos los huevos junto con el azúcar con unas varillas eléctricas durante unos 5-6min hasta que doblen su volumen.

 Incorporamos a los huevos, el aceite, la esencia de vainilla y la leche, removemos con unas varillas manuales.

Añadimos la mezcla de cacao y harina pasándola por un tamiz, mezclamos hasta que esté todo bien integrado.


Vertemos la mezcla en el molde y espolvoreamos un poco de azúcar por encima.


Introducimos en el horno precalentado a 180º durante unos 35min aprox, dependiendo de vuestro horno. Comprobamos con un palillo para saber si ya está listo, si sale limpio lo retiramos.

Dejamos que se enfríe antes de desmoldar.


Cortamos en porciones. Riquísimaaaa!!! Tenéis que probarla.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...