martes, 30 de marzo de 2021

Trenza de pascua

En Galicia, existen diversas tradiciones y costumbres durante la Semana Santa y pascua, entre ellas, la más tradicional es la de regalar a los ahijados un bollo de masa dulce. Durante mi infancia os confieso que no eran santo de mi devoción. Me contó mi abuela que un día cogí uno de los bollos que me habían regalado y le fui a rogar al panadero que me lo cambiase por un pan blanco tradicional ;) Menos mal que con el tiempo supe apreciar su maravilloso sabor.

La masa es similar a la del roscón, se puede elaborar tanto con mantequilla como con aceite, yo he hecho una mezcla de ambas y el resultado es, delicioso! con una miga muy tierna y esponjosa. Al igual que la mayoría de las masas, se requiere de un poco de paciencia y cariño.  La satisfacción al saborearlo, os aseguro que merece la pena.

Ingredientes: para la esponja

  • 100ml de leche entera, tibia
  • 100gr de harina de fuerza
  • 25gr de levadura fresca
Para la masa:
  • la esponja que preparamos anteriormente
  • 480gr de harina de fuerza
  • 2 huevos grandes
  • 60ml de leche
  • 100gr de azúcar
  • 40ml de aceite
  • 25gr de mantequilla
  • 1 cucharadita de agua de azahar
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • ralladura de 1 limón y  1 naranja
  • una pizca de sal
  • un huevo con una pizca de leche para pincelar por encima
  • azúcar con unas gotas de agua de azahar para decorar
  • 2 huevos cocidos para la decoración 

Para el almíbar. 25ml de agua, 25ml de anís, 1 cucharada de azúcar.


Preparación de la esponja:  Disolvemos la levadura en la leche tibia, añadimos la harina, removemos bien todo, cubrimos con un paño y dejamos reposar unos 30min o hasta que doble de volumen. Cuando esté lista procedemos a hacer la masa.

Preparación de la masa: Vertemos en un bol amplio, los huevos, el aceite, los 60ml de leche restantes, el azúcar, la esencia de vainilla el agua de azahar y las ralladuras de limón y naranja, mezclamos.

Agregamos aproximadamente la mitad de la harina, poco a poco junto con una pizca de sal, removemos bien y a continuación añadimos la mantequilla (que tiene que estar blanda pero no derretida) y la esponja.

Continuamos añadiendo el resto de la harina hasta lograr una masa compacta que podamos manejar con las manos.

Amasamos durante unos 10-15min, dependiendo de la destreza que tengamos, el resultado tiene que ser una masa elástica y que se pegue ligeramente a las manos. Si es necesario añadimos un poquito más de harina, pero sin pasarnos.

Formamos una bola, la colocamos dentro de un bol amplio, untado ligeramente de aceite. La cubrimos con film transparente o un paño y la dejamos reposar hasta que doble de volumen, unas 2 o 3h aprox, dependiendo de la temperatura del ambiente. Otra opción que suelo utilizar, es dejarla a temperatura ambiente una media hora o hasta que veo que ha crecido un poco. Luego la dejo que continúe leudando toda la noche en la nevera. Por la mañana la retiro de la nevera 1h antes de comenzar a manipularla para que coja la temperatura del ambiente.

Pasado el tiempo de levado, amasamos un poco para quitarle el aire. Dividimos la masa en tres pedazos del mismo tamaño, más o menos. Con cada uno formamos un cordón de unos 60cm de largo aprox, ayudándonos de las manos.

Unimos los tres en un extremo y formamos la trenza. Juntamos bien las puntas y las escondemos debajo para que nos salga más bonita la trenza.

La colocamos sobre una placa de horno cubierta con papel de hornear. Colocamos los huevos cocidos en los extremos, hundiéndolos un poco en la masa, como en la imagen. La cubrimos con un paño y dejamos levar en un lugar tibio hasta que doble su volumen, unas 2h. El tiempo puede variar según la temperatura del ambiente.

Transcurrido este tiempo, encendemos el horno 170º para que se vaya calentando, cuando esté caliente, pincelamos la trenza con la mezcla de huevo y leche por encima. La decoramos con el azúcar humedecido con unas gotas de agua de azahar.

La introducimos en el horno durante unos 25-30min. Si vemos que antes de terminar la cocción comienza a tostarse de más por arriba, la cubrimos con un trozo de papel de aluminio.

Mientras está en el horno preparamos el almíbar. Hervimos los tres ingredientes en un cazo dos o tres minutos, hasta que espese ligeramente y se forme un almíbar ligero, reservamos. Al salir del horno en caliente la pincelamos con el almíbar por encima.

Con un chocolate calentito....umm!!!















jueves, 25 de marzo de 2021

Rosquillas tradicionales, deliciosas!!

El otro día me di cuenta que llevo once añitos con el blog (madre mía cómo pasa el tiempo) y una de las razones por las cuales continuo publicando, es que disfruto mucho experimentando en la cocina. Aunque, a veces también me frustra un poco cuando el resultado no es lo esperado. Lo bueno, es que gracias a esos errores se aprende un montón ;)

Estas rosquillas las hice un par de veces para lograr el sabor y aroma del dulce tradicional de toda la vida. No quedan para nada aceitosas y el almíbar le aporta una textura y un sabor muy especial. Se hace en un periquete y si seguís los pasos que os indico os van a quedar genial.

Ingredientes: para unas 25 rosquillas

  • 260gr de harina común
  • 9gr de levadura química (un poco más de 1/2 sobre)
  • 20gr de azúcar
  • 1 sobre de azúcar avainillado
  • una pizca de sal
  • 1 huevo mediano
  • 70ml de agua
  • 60ml de aceite de girasol
  • ralladura de 1 limón y 1 naranja
  • aceite de girasol para freírlas

Para el glaseado: 60gr de azúcar, 30ml de agua, 2 cucharadas de anís

Preparación de la masa. En un bol mezclamos la harina, el azúcar, normal y avainillado, la sal y la levadura. Hacemos un hueco en el centro y agregamos el aceite, el huevo batido, el agua y las ralladuras de limón y naranja.


Se mezcla todo, hasta formar una masa que podamos manejar con las manos. Amasamos un par de minutos hasta lograr una masa elástica y poco pegajosa. Que no se pegue demasiado a las manos pero sí un poco. Si le incorporamos demasiada harina a la masa, nos saldrán duras.

Cubrimos la masa con un paño y la dejamos reposar unos 30min, aunque la podéis dejar más tiempo y no pasa nada.

Untamos las manos ligeramente con aceite, cogemos pequeñas porciones de masa de unos 20gr y formamos bolitas con ellas. Conviene hacerlas pequeñas para que cuando se frían no queden crudas por dentro. Luego introducimos el dedo en el centro para formar el agujero.

Ponemos a calentar abundante aceite en una sartén y las freímos un par de minutos por cada lado hasta que estén doradas.

 Las vamos depositando en una fuente cubierta con papel absorbente, hasta que las hayamos freído todas.

 Para hacer el almíbar solo vais a necesitar un par de minutos. Necesitamos una sartén que sea amplia y vieja, ya que al remover las rosquillas junto con el almíbar se rallará un poco la superficie. Si la sartén es un poco pequeña, haced todos los pasos en dos veces. 

Ponemos la sartén al fuego junto con el azúcar, el agua y el anís, hasta que espese un poco y se formen un montón de burbujitas, incluido en el centro. Fijaros en las dos imágenes que os muestro a continuación. Al principio solo tiene burbujas por los bordes y al cabo de 1 minuto y medio aprox, ya las tiene por toda la sartén. 

Reducimos el fuego al mínimo y en ese momento agregamos las rosquillas, removemos despacio para que no se rompan hasta que el azúcar se cristalice y se adhiera a las rosquillas. A medida que va cristalizando presentará un color blanquecino.

 Retiramos y dejamos enfriar. Las conservamos en una bolsa o bote hermético.


Un café o té calentito y a disfrutarlas!! Feliz semana.

 

lunes, 22 de marzo de 2021

Flan cremoso de chocolate, sin horno ni huevos

 Para celebrar el Día del Padre y San José, el viernes por la noche improvisé este flan de chocolate con los ingredientes que tenía por casa. Se podría decir que es una mezcla entre flan y pudding, ya que tiene la consistencia de un flan pero no lleva huevos ni va al horno.

Lo único que tuve que comprar fue la nata para la decoración. Las grosellas las tenía en el congelador y las hojas de menta las recogí del huerto. La verdad es que quedó bastante resultón ;) Los más golosos les pusimos un extra de nata jejeje. ¡A los chocolateros os va a encantar!


Ingredientes: para un molde de 20cm

  • 7 hojas de gelatina neutra (unos 14gr)
  • 300ml de leche entera
  • 200ml de leche evaporada
  • 1 lata pequeña de leche condensada de 370gr
  • 100gr de chocolate con leche
  • 100gr de chocolate de cobertura
  • 1 cucharadita de postre de café soluble
  • 20gr de cacao puro en polvo (podéis sustituirlo por 25gr más de chocolate de cobertura, a mi no me alcanzaba)
  • para la decoración, nata montada, hojas de menta y grosellas

Preparación. Ponemos a hidratar las hojas de gelatina en agua fría durante unos 10 minutos, aproximadamente.

Untamos el molde ligeramente con aceite, para que luego resulte más fácil de desmoldar el flan, reservamos.

En un cazo, ponemos los dos chocolates en trozos, junto con la leche normal, la evaporada, el café y cacao en polvo. Lo llevamos al fuego, removemos hasta que el chocolate y el resto de ingredientes se hayan disuelto.

 Batimos la mezcla con un robot de cuchillas para cerciorarnos de que no quede ningún grumo. Añadimos las hojas de gelatina escurridas a esta mezcla, antes de que se enfríe. Removemos para ayudar a que se disuelva la gelatina. Incorporamos la mezcla de chocolate, a la leche condensada poco a poco.

 Vertemos en el molde. Una vez frío lo llevamos al frigorífico, mínimo 6h. Mejor de un día para otro.

Desmoldamos dándole la vuelta sobre la bandeja donde lo vayamos a servir. Decoramos a nuestro gusto!. Yo he utilizado, nata montada, unas hojitas de menta y grosellas.

 Que tengáis un buen comienzo de semana.  

 

 

jueves, 25 de febrero de 2021

Bizcocho de zanahoria y naranja

Una forma de mimar a nuestra familia, es preparando un sencillo bizcocho con ingredientes que solemos tener en casa. Este es uno de los bizcochos más húmedos y esponjosos que he preparado hasta el momento. Está delicioso!!
La zanahoria triturada aparte de los nutrientes, le aporta una humedad y un color anaranjado que lo hace todavía más apetecible. Si le ponéis un frosting de queso, ya ni os cuento! Se conserva estupendamente varios días, aunque os aseguro que en casa no suele durar más de dos y nos rifamos el último trozo!

Ingredientes: para un molde de 24cm, con agujero central.

  • 250gr de zanahorias peladas
  • 140gr de aceite de oliva suave
  • 40ml de zumo de naranja, natural
  • ralladura de una naranja
  • 3 huevos grandes
  • 200gr de azúcar
  • 280gr de harina común
  • 1 sobre de levadura química, tipo Royal
  • una pizca de canela molida
  • azúcar glas para espolvorear por encima


Preparación: Untamos el molde que vayamos a utilizar con mantequilla y lo espolvoreamos ligeramente con harina, reservamos.
Encendemos el horno a 170º calor arriba-abajo para que se vaya calentando mientras preparamos la masa.

Cortamos las zanahorias en trozos pequeños y las trituramos con una batidora de cuchillas junto con el aceite y el zumo de naranja hasta formar un puré,  reservamos.

En un bol, batimos los huevos junto con el azúcar, durante unos 8-10min, hasta que estén esponjosos y presenten un color amarillo pálido. Este paso es muy importante para que nos salga el bizcocho esponjoso.

Agregamos, la ralladura de naranja y el puré de zanahoria en tres o cuatro veces, removiendo despacio con una espátula.

Incorporamos poco a poco la harina tamizada junto con la levadura y la pizca de canela con movimientos envolventes.

Vertemos la mezcla en el molde y lo agitamos levemente.

 Lo introducimos en el horno que previamente pusimos a calentar, en la segunda ranura comenzando por abajo, durante unos 45-50min, dependiendo de vuestro horno, hasta que presente un ligero color dorado por encima y al pinchar con un palillo esté salga limpio.

Lo retiramos del horno y lo dejamos enfriar unos 10min. Luego lo desmoldamos  y dejamos que termine de enfriar sobre una rejilla para que no se humedezca.

El azúcar glas, es mejor espolvorearlo por encima justo antes de servir, ya que al ser un bizcocho bastante húmedo al cabo de un corto periodo de tiempo, el azúcar habrá desaparecido.

Como desaparecerá el bizcocho en cuanto lo probéis! Un abrazo muy grande y cuidaros mucho 💓





martes, 9 de febrero de 2021

Galletas de limón, almendra y aceite, hechas con pistola

Estas galletas las suelo preparar a menudo porque se hacen súper rápido y el resultado es fabuloso! Me tuve que comprar una nueva pistola porque de tanto usarla, la anterior paso a mejor vida.

Con esta masa el manejo de la pistola os va resultar muy fácil, solo es cuestión de cogerle el truco para que la masa se quede pegada a la bandeja y salgan con una forma bonita. Mientras no tengáis mucha práctica con la pistola os aconsejo comenzar por los discos que tengan los agujeros más grandes, porque la masa se despega más fácilmente que de los que tienen las formas con agujeros pequeños.

Y si no disponéis de pistola  podéis hacer unas bolas y luego allanarlas un poco o utilizar un cortapastas, os quedaran geniales igualmente.


Ingredientes: para 32 galletas
  • 240gr de harina común
  • 25gr de almendra molida
  • 100gr de azúcar
  • 1 cucharadita de postre de levadura, tipo Royal
  • 1 cucharadita de café de canela en polvo
  • 1 cucharadita de café de esencia de vainilla, o azúcar avainillado
  • ralladura de un limón
  • una pizca de sal
  • 1 huevo grande
  • 80gr de aceite de oliva suave
  • 2 cucharadas de leche entera

Preparación de la masa. En un bol mezclamos primero los ingredientes secos, harina, almendra, levadura, azúcar, canela, sal y la ralladura de limón.


A continuamos añadimos los líquidos, aceite, el huevo batido, esencia de vainilla y la leche.


Ahora es muy sencillo, solo tenemos que removemos bien hasta formar una masa compacta, blanda y ligeramente pegajosa. Y ya la tenemos lita! La envolvemos en film y la dejamos reposar 1h aprox, a temperatura ambiente, esto le ayudará a intensificar su sabor.


Encendemos el horno a 170º para que se vaya calentando. Calor arriba-abajo.
Con una porción de masa formamos un pequeño cilindro y lo introducimos dentro de la pistola. Se coloca el disco que hayamos elegido y se enrosca en el cierre.


Bajamos poco a poco la palanca hasta que veamos que sale un poco de masa por los agujeros del disco, la retiramos. Apoyamos la boca de la pistola sobre la bandeja del horno (sin engrasar y sin papel de hornear) esto es muy importante para que se adhiera mejor la masa a la superficie. Pegamos un tiro, esperamos dos segundos y retiramos la pistola con un golpe seco. Si cuando se están haciendo alguna no sale bien no pasa nada! se retira esa masa, se limpia con un papel los restos de grasa que pueda tener la bandeja y repetimos la operación. Así hasta terminar con toda la masa.

Para hacer diferentes diseños solo tenemos que intercambiar los discos .Las decoramos con trocitos de frutas confitadas, frutos secos.... etc. Yo le puse trocitos de fresas escarchadas que compro en una tienda de chuches y que están riquísimas!!
Introducimos la bandeja en el horno que ya tenemos precalentado unos 8-10 min, las retiramos cuando los bordes comiencen a tener un color doradito. Las despegamos con cuidado con una espumadera, ya que pueden romperse con facilidad y las dejamos sobre una rejilla a enfriar.


Están aún más ricas pasados unos dos días. En un bote hermético se conservan estupendamente durante varios días.

Si es que no desaparecen antes ;).





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...