lunes, 7 de mayo de 2018

Brioche de yogur griego en cazuela-horno

La semana pasada me llegó mi cazuela-horno, como las que utilizaban nuestras abuelas y que hacia la función de horno cuando todavía no existía el horno eléctrico, así que como os podéis imaginar estoy en plena fase experimental ;)
El fin de semana pasado la estrené con el pan de molde fácil que suelo hacer a menudo y que tengo publicado, solo que en esta ocasión le hice dos levados, os confieso que el resultado fue fabuloso mucho mejor de lo que esperaba. Así que el sábado me animé a hacer una brioche.
Como hacía bastante calor creció tan rápido que cuando había transcurrido una hora y fui a echarle una ojeada ya llegaba al borde. No os podéis imaginar el olor que desprendía, sola es como mejor se aprecia su delicado sabor, tenéis que probarla!


Ingredientes: para un molde de 24-26cm, con el agujero central
  • 525gr de harina de fuerza
  • 20gr de levadura fresca (la que viene en tacos)
  • 150ml de leche entera
  • 1 yogur griego azucarado (125gr)
  • 2 huevos medianos (su peso con cascara 57gr cada uno)
  • 50gr de mantequilla blanda
  • 60gr de azúcar
  • 1 cucharadita de café de miel
  • 1 cucharadita de café de esencia de vainilla
  • 8gr de sal
  • azúcar glas para espolvorear por encima 
Esta es la cazuela-horno que me compré en Amazon, es una marca Italiana. 


Preparación: Templamos en un cazo la leche hasta que esté tibia (Ojo! no caliente). Vertemos la mitad en un recipiente pequeño y disolvemos la levadura en ella. Añadimos una cucharadita de postre de azúcar (del total) y dos cucharadas colmadas de harina (qué restaremos del total) removemos bien, dejamos reposar unos 15min hasta que se forme como una especie de esponja.


Cuando esté lista, en un bol grande o en la amasadora echamos la leche restante, el yogur, el azúcar, la miel y la esencia de vainilla. Batimos un huevo, reservamos la mitad (que utilizaremos más tarde para pincelar por encima) y el resto lo vertemos en el bol junto con el otro huevo, removemos. Añadimos la mezcla de levadura.



Reservamos un poco de harina y vertemos el resto en el bol junto con la sal, removemos hasta lograr una masa que podamos manejar con las manos.


Espolvoreamos una superficie con la harina que habíamos reservado, volcamos la masa y la amasamos durante 10 min.
La estiramos un poco con las manos y le incoroporamos la mantequilla en dos veces, no añadir la siguiente porción hasta que la primera no esté bien integrada en la masa. Al principio si la amasáis a mano como hice yo os resultará un poco pegajosa pero no os desesperéis! veréis como a medida que vayáis amasando se os irá despegando de las manos. No la añadáis toda junta porque os resultará  más difícil amasarla (os lo digo por experiencia ;) si lo hacéis en la amasadora podéis añadirla toda junta.


Cuando se despegue de las manos y esté suave y elástica formamos una bola y la depositamos en un bol amplio untado ligeramente de aceite, lo cubrimos con film y un paño, dejamos levar hasta que doble de volumen, unas 2h aprox, dependiendo de la temperatura del ambiente.


Pasado ese tiempo, la amasamos unos 3min para quitarle el aire. La pesamos (la mía 910gr) la dividimos en 8 porciones del mismo peso (en mi caso 113gr)


Con cada porción formamos una bola y las vamos situando dentro del molde forrado con papel de hornear una al lado de la otra.


Dejamos levar cubierta con un paño hasta que doblen, como hacia bastante calor al cabo de 1h ya estaba lista. Lo habitual es que le lleve más tiempo.


Transcurrido ese tiempo, la pincelamos con la mitad de huevo que teníamos reservado junto con un chorrito de leche.


Si lo hacéis en el horno eléctrico, lo Introducimos en el horno precalentado a 180º durante unos 35min aprox, hasta que presente un ligero color dorado.

En la cazuela horno, ponemos la tapa y situamos la cazuela en el hornillo mediano a fuego medio durante 5min, luego la dejamos al mínimo durante unos -45min (sin abrir la tapa) transcurrido este tiempo, abrimos la tapa y si vemos que no aún no está bien dorado lo dejamos otros 3-4min a fuego medio hasta que veamos que se ha dorado por arriba. Apagamos y pasados 10min lo retiramos del molde y lo situamos sobre una rejilla para que no se humedezca. Este último paso igualmente si lo hacemos en el horno.


Cuando se haya enfriado espolvoreamos la brioche con azúcar glas por encima.


Y lista para la merienda!

lunes, 23 de abril de 2018

Tarta de savoiardi, crema y mascarpone

Hoy os presento una de esas tartas que suelo hacer cuando no me apetece encender en horno y que suele gusta a todo el mundo.
Está compuesta de dos capas, la primera es de crema pastelera, la cual lleva las claras montadas a punto de nieve, junto con un poco de azúcar para aportarle suavidad y esponjosidad.
La segunda se trata de una  mousse de mascarpone, que he decorado con una fina capa de chocolate por los bordes ¿A que es os está resultando tentadora? Las grosellas fue un obsequio que me hizo una compañera de trabajo por el verano y las tenia reservadas en el congelador. Cuando le hice las fotos ya estaba anocheciendo ;) por ese motivo no se aprecia muy bien la textura, pero os aseguro que estaba deliciosa!


Ingredientes: para un molde rectangular de 28x7x19

 Para la capa de crema:
  • 32 bizcochos de soletilla o savoiardi
  • 430gr de leche entera
  • 3 huevos medianos
  • 80gr de azúcar para la crema (más 50gr para añadir a las claras)
  • 15gr de azúcar avainillado (un sobrecito)
  • 70gr de harina de repostería
  • corteza de limón
  • una pizca de sal
Para la capa de mascarpone:
  • 150gr de mascarpone
  • 150gr de nata para montar, 35% materia grasa
  • 2 hojas de gelatina
  • 75gr de azúcar
  • 2 cucharadas de leche para disolver la gelatina

Para la cobertura: 60gr de chocolate de cobertura, 20gr de mantequilla.

Preparación:
Para bañar los bizcochos en un recipiente hondo mezclamos 140ml de leche entera con 2 cucharadas de Baylis. Humedecemos ligeramente los bizcochos en la leche.  Los vamos colocando en la base del molde formando una capa. Si hace falta los cortamos un poco para adaptarlos a la medida.


Preparamos la capa de crema: Separamos las claras de las yemas en dos recipientes. Comenzamos a montar las claras con unas varillas eléctricas, cuando estén semimontadas agregamos poco a poco los 50gr de azúcar hasta obtener la consistencia de un merengue, reservamos.

Reservamos medio vaso de leche y ponemos el resto a calentar en un cazo junto con la corteza de limón. En un recipiente aparte, mezclamos con unas varillas las yemas con los 80gr de azúcar normal, el avainillado, la harina, la pizca de sal y el medio vaso de leche hasta que no queden grumos. Cuando la leche comience a hervir, retiramos la corteza de limón y le incorporamos la mezcla de yemas poco a poco sin dejar de remover hasta formar una crema espesa.

La retiramos del fuego, esperamos unos 3-4min aprox para que baje unos grados de temperatura y todavía en caliente, la agregamos poco a poco a las claras con movimientos envolventes.

Se vierte sobre la capa de bizcochos, la alisamos un poco para que nos quede uniforme.

Cuando se haya enfriado un poco, lo introducimos en el frigorífico hasta que veamos que ha cogido un poco de consistencia, aprox unos 50min.
Humedecemos ligeramente el resto de los bizcochos en la leche y colocamos otra capa, como hicimos anteriormente.

Preparamos la capa de mascarpone: Ponemos a hidratar las hojas de gelatina en agua fría unos 10min, mientras preparamos el resto de los ingredientes.
Montamos la nata con unas varillas eléctrica en un recipiente que esté bien frio. Reservamos en el frigorífico.Con las mismas varillas que utilizamos para montar la nata, mezclamos en un bol el mascarpone con el azúcar hasta lograr una crema suave. Ponemos a calentar las dos cucharadas de leche, escurrimos la gelatina y la disolvemos en ella. Dejamos que se temple un poco y se la añadimos al queso removiendo. Incorporamos la nata montada con movimientos envolventes.


Vertemos la crema encima de la capa de bizcochos y la alisamos con una espátula. Dejamos reposar en la nevera unas 4-5 horas. Mejor de un día para otro, yo la dejé toda la noche.


Transcurrido el tiempo, le retiramos el aro y la decoramos. Partimos en chocolate en trozos y lo fundimos en el microondas junto con la mantequilla a pequeños intervalos, o a baño maría. Para poder esparcirlo con mayor comodidad, hice un cucurucho con papel de hornear, puse el chocolate fundido dentro, le recorte la punta y luego lo fui vertiendo por los bordes de la tarta.  Antes de que se enfrié lo alisamos un poco con un cuchillo sin presionar. Pero podéis decorarla como más os guste! con fideos de chocolate, con cacao en polvo o incluso con fruta.



Lo llevamos al frigorífico hasta que el chocolate coja firmeza,1h aprox.


Qué la disfrutéis! Un abrazo para tod@s

lunes, 9 de abril de 2018

Tortitas de yogur (sin mantequilla)

Los domingos de vez en cuando hago tortitas para merendar, nos encanta acompañarlas con miel y fruta fresca, están fabulosas!! De hecho me compré una pequeña sartén antiadherente que solo la utilizo para prepararlas. En un ratito las tengo listas!
Estas son nuestras favoritas, sin mantequilla y con yogur, que le aporta esponjosidad y un sabor muy especial a la masa. Si sobra alguna las cubro con film y al día siguiente están estupendas. Probarlas y ya me contaréis!


Ingredientes: para unas 9 tortitas
  • 40gr de yogur griego azucarado o de azúcar de caña
  • 1 huevo grande
  • 30gr de azúcar
  • 120gr de leche entera
  • 120gr de harina común
  • 1 cucharadita de café de extracto de vainilla
  • 10gr de levadura, tipo Royal
  • una pizca de sal
Preparación:
En un bol mezclamos el yogur con el huevo. Añadimos el azúcar, la esencia de vainilla y la mitad de la leche, removemos.


Agregamos la harina tamizada junto con la levadura y la pizca de sal.


Removemos bien con unas varillas manuales hasta que desaparezcan los grumos. Añadimos el resto de la leche, mezclamos bien. Cubrir con film y dejar reposar unos 10min.


Transcurrido ese tiempo poner la sartén al fuego y calentarla bien. Si la sartén es anti-adherente no es necesario untarla con mantequilla o aceite. Si no lo es, se unta ligeramente con aceite o mantequilla y luego se pasa un trozo de papel absorbente para retirar el exceso. 


Vertemos una pequeña cantidad de masa y esperamos unos cuantos segundos hasta que se hayan formado unas pequeñas burbujas por la superficie y luego rápidamente le damos la vuelta con la espátula.


Dejamos que se hagan de ese lado.

Las retiramos y las vamos colocando en un plato unas encima de otras para que no se enfríen.


Servimos acompañadas de miel, o xirope y fruta fresca a nuestro gusto.

Qué las disfrutéis mucho!!   Feliz semana ^_^

lunes, 26 de marzo de 2018

Panecillos de pascua

Todos los años por pascua mis padrinos le encargaban a la panadera un pequeño bollo de pan, que me encantaba, sobretodo porque era diferente de los tradicionales bollos de pascua.
Así que para no faltar a la tradición, este año hice estos tiernos panecillos de pan dulce con forma de paloma.
Para que me resultase más cómoda la elaboración, dejé levando la masa toda la noche en la nevera, por la mañana le di forna y al mediodía ya olía la cocina a pan recién horneado. Para hacerles la forma me inspiré en este video Ruso.
A la hora de la merienda con nocilla estaban fantásticos!!  hacía tanto tiempo que no la comía que me di un buen homenaje ;)


Ingredientes: Me salieron unos 9 panecillos, con porciones de masa de 48gr.
  • 225gr de harina común con 10'5% de proteína
  • 25gr de harina de fuerza
  • 25gr de azúcar
  • 50ml de agua tibia
  • 60ml de leche tibia
  • 8gr de levadura fresca (se compra en el supermercado y viene en cubitos)
  • 1 huevo mediano
  • 5gr de sal
  • 25ml de aceite de oliva suave
  •  pepitas de chocolate (para los ojos)

Preparación: En un bol amplio mezclamos la harina con el azúcar y hacemos un hueco en el centro. Disolvemos la levadura en el agua tibia, la echamos en el hueco, removemos ligeramente hasta formar una papilla.
Dejamos reposar unos 15min aprox hasta que se forme como una esponja. Agregamos la sal por los bordes encima de la harina y en el centro la leche tibia y el aceite.


Batimos el huevo, añadimos (solo la mitad) a la masa y reservamos el resto en la nevera cubierto con film, para pincelar luego por encima. Removemos hasta formar una masa que podamos manejar con las manos.


Espolvoreamos una superficie, con un poquito de harina, depositamos la masa encima y la amasamos muy bien durante unos 10-12min hasta lograr una masa lisa y que se despega de las manos.
Formamos una bola y la introducimos en un bol grande untado con una pizca de aceite, lo cubrimos con film transparente, y lo dejamos a temperatura ambiente hasta que doble de volumen o en la nevera toda la noche (como fue mi caso).


A la mañana siguiente se retira el bol de la nevera una hora antes de proceder a darle forma y se deja a temperatura ambiente.


Esparcimos ligeramente la superficie con harina, volcamos la masa y la amasamos un poco para quitarle el aire. La dividimos en porciones de 48gr, con cada porción formamos unas bolas, las dejamos reposar unos 10min para que se relaje y nos resulta más fácil manejarla, con cada una hacemos un cordón de unos 27cm de largo.


Le hacemos un nudo al cordón procurando que un extremo sea un poco más largo que el otro, el corto nos servirá para formar la cabeza y el largo para la cola.

Hacemos el pico pellizcando el extremo de la masa entre los dedos.  La cola la aplanamos un poco con los dedos y luego le damos unos pequeños cortes con un cuchillo o unas la tijeras.

Humedecemos con un poquito de agua la zona donde van situados los ojos y colocamos las pepitas de chocolate, de está forma no se despegarán.


Las vamos depositando sobre una de bandeja del horno cubierta con papel de hornear, dejando un pequeño espacio entre ellas para que al crecer no se junten. Cubrimos con un paño limpio, dejamos levar a temperatura ambiente hasta que casi doblen de volumen, aprox 1h, o hora y media, dependiendo de la temperatura del ambiente.
 

Cuando hayan crecido las pincelamos por encima con la mitad del huevo que habíamos reservado junto con un chorrito de  leche.


Las introducimos en el horno precalentado a 180º unos 15-18 min aprox, hasta que presenten un ligero color dorado. Las retiramos y colocamos sobre una rejilla para que se enfríen y no se humedezcan.


Consejo: Una vez hechos se pueden guardar en el congelador dentro de unas bolsas de plásticos y el día que queramos consumirlos, los introducimos unos segundos en el microondas y estarán estupendos!


Con nocillaa!! ¿quien se apunta? 

lunes, 19 de marzo de 2018

Flan con mousse de yogur y lima

Este flan que os traigo hoy es fabulosooo!! El día que se lo vi a Esther se me pusieron los ojos como platos ;) Así que el fin de semana pasado le tocó el turno, porque sabía que viniendo de su maravilloso rincón "el jardín de mis recetas"  el éxito estaba asegurado. Solo hice unas pequeñas variaciones en las cantidades para adaptarlo a mi molde.

El flan lo preparé por la noche en una olla a baño maría, y al día siguiente a primera hora de la mañana la mousse, un par de horitas en la nevera hasta el mediodía, luego desmoldar con mimo y listo para dejar a nuestros comensales con la boca abierta!


Ingredientes: He utilizado un molde de 20cm x 9 de alto

Para el flan:
  • 130gr de azúcar, para hacer el caramelo
  • 1 cucharada de zumo de lima y una de agua (para el caramelo)
  • 370gr de leche condensada (una lata pequeña)
  • 4 huevos medianos
  • 1 cucharadita de café de esencia de vainilla
  • 300ml de leche entera
Para la mousse de yogur:
  • 200gr de yogur griego
  • 4 hojas de gelatina
  • 60gr de azúcar
  • ralladura fina de una lima
  • 3 cucharadas de zumo de lima (para disolver la gelatina)
  • 200ml de nata para montar

Preparación del flan:
Se puede hacer a baño maría en una olla o en el horno. Si lo hacéis en el horno encenderlo a 170º para que se vaya calentando, y poner una bandeja u otro recipiente más grande que el molde que vayamos a utilizar, con un poco de agua para luego cocinarlo a baño maría.

Preparamos el caramelo. Ponemos a calentar en un cazo el azúcar junto con la cucharada de zumo de lima y agua hasta obtener un caramelo de color dorado, retiramos del fuego. Lo vertemos en el molde, para esparcirlo bien y sin quemarnos, sujetamos el molde con un paño o unas manoplas y lo vamos girando poco a poco hasta cubrir aprox la mitad del molde. Lo dejamos a un lado mientras preparamos la mezcla de flan.


En un recipiente mezclamos los huevos, la leche condensada, la leche entera y la esencia de vainilla. Mezclamos bien con unas varillas eléctricas o manuales.

Volcamos la mezcla en el molde caramelizado pasándola por un colador.

Lo cubrimos con papel de aluminio, en el caso de cocinarlo en el horno lo introducimos en él como os expliqué al principio. Si lo hacemos en la olla lo colocamos dentro de una de mayor tamaño que nuestro molde. Llenamos la olla con agua hasta que llegue a  la mitad de la altura del molde.

Ponemos a fuego medio (mi cocina es a gas y lo pongo en el hornillo mediano) cuando veamos que está a punto de comenzar a hervir, bajamos el fuego al mínimo y lo dejamos durante una hora aprox, hasta que al pinchar con un palillo este salga un poquito húmedo. Retiramos de la olla y lo dejamos enfriar. Es importante que esté totalmente frio antes de cubrir con la mousse.
  
Preparamos la mousse: Lavamos la lima, rallamos fina la piel y la exprimimos.
Ponemos a hidratar las hojas de gelatina en agua fría.
Montamos la nata en un recipiente que esté bien frío. 
En un recipiente mezclamos el yogur con el azúcar y la ralladura de lima.
Calentamos el zumo de lima y disolvemos en él la gelatina escurrida. Dejamos templar y se la añadimos a la mezcla anterior.


A continuación agregamos la nata montada con movimientos envolventes.


Vertemos la mezcla sobre el flan frio. Introducimos en la nevera hasta que esté consistente, como mínimo unas 4 horas.


A la hora de desmoldar,  primero pasamos un cuchillo por el borde interior del molde introduciéndolo hasta la mitad, más o menos. Luego sujetamos el molde con las manos y lo agitamos un poco para que el caramelo suba y penetre por las ranuras. Colocamos el plato o la bandeja donde lo vayamos a servir y con cuidado le damos la vuelta como si fuera una tortilla. Si veis que no ha bajado no os preocupéis, levantáis un poquito el molde de por un lado, introducís por el borde un cuchillo despacio para que salga el aire y bajará sin problemas. Conviene manejarlo con cuidado porque las capas se pueden separan.



Decoramos a nuestro gusto y servimos. De viciooo!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...