lunes, 6 de diciembre de 2021

Tarta de galletas navideña, con cobertura de turrón

Hoy os presento una versión de la tarta de galletas de la abuela, un poco diferente a la tradicional  para poder lucirla en la mesa estas próximas fiestas Navideñas. 

Es muy fácil, lo único que hay que cocinar es la cobertura de turrón y el resto mezclar y listo! Aunque la crema lleva dulce de leche no es excesivamente dulce y tiene un exquisito sabor a tofé, sin resultar empalagosa.

Le puse cuatro capas de galletas pero podéis poner solo tres, en función de vuestros gustos. La plantilla de la decoración la baje de internet, la imprimí en un folio y luego la recorte. Podría haberla comprado ya que son muy económicas, pero así no sería tan entretenido ^_^. Mi consejo es que la hagáis de un día para otro que estará mucho más rica.


Ingredientes. para un molde rectangular de 28 x 7 x 19cm

  • 300gr de queso de untar tipo fliladelphia
  • 350gr de dulce de leche
  • 200ml de nata de montar 35% materia grasa
  • Cacao puro en polvo, para espolvorear
  • 56 galletas maría, rectangulares, para 4 capas y 42 si queréis poner solo 3 capas de galletas.
  • 200ml aprox, de leche, más 3 cucharadas de licor de almendras "amareto" para mojar las galletas

Para la cobertura de turrón: 1 hoja de gelatina neutra,100ml de nata 35% materia grasa,100gr de chocolate blanco para fundir, 60gr de turrón blando de jijona 

Preparación.  En un plato hondo echamos los 200ml de leche y le añadimos las 2 o 3 cucharadas de licor de almendras, que utilizaremos más tarde para bañar las galletas, reservamos.

Preparamos la crema. Mezclamos el queso con el dulce de leche. Montamos los 200ml de nata, en un recipiente que esté bien frío y se lo incorporamos a la crema anterior con movimientos envolventes.

Mojamos las galletas ligeramente en la leche, solo unos segundos. Colocamos una capa en la base del molde cubriéndolo por completo, si hace falta cortamos pequeños trozos.

Dividimos la crema en dos o tres partes, según las capas de galletas que queramos poner. De esta forma nos aseguramos que saldrán más o menos del mismo grosor.

Cubrimos las galletas con una capa de crema y la alisamos con una espátula. Espolvoreamos una fina capa de cacao en polvo por encima.

 Repetimos la misma operación en las siguientes capas. Terminamos con una capa de galletas.

 Introducimos en el frigorífico 1 hora, para que coja un poco de consistencia.

Preparamos la cobertura de turrón. Ponemos a hidratar la  hoja de gelatina, en agua fría, unos 10min. Cortamos el turrón y el chocolate en trozos pequeños. 

Ponemos a calentar la nata en un cazo, cuando veamos que comienza a hervir, bajamos el fuego al mínimo e incorporamos el turrón y el chocolate. Removemos hasta que esté todo disuelto y haya espesado ligeramente. Retiramos del fuego, lo pasamos por un colador para evitar los pequeños trocitos de turrón. 

Le añadimos la de gelatina escurrida, removemos bien para que se disuelvan, si hace falta lo ponemos de nuevo en el fuego unos segundos. Vertemos sobre la tarta y lo extendemos. Una vez frío, llevamos la tarta al frigorífico. Mejor si se hace de un día para otro.

 Para la decoración, colocamos una plantilla que hayamos elegido en el centro de la tarta y espolvoreamos cacao en polvo por encima. 

También  le puse un poco de azúcar glas por encima a las copas de los árboles para simular unos copos de nieve. "Sugerencia de mi hijo"

 En esta foto se puede apreciar mejor el corte.


Como no sé si dispondré de tiempo para volver a publicar. Os deseo que paséis unas muy felices fiestas de todo corazón, sobretodo con salud. Un abrazo enorme para tod@s..

 

 

 


 

lunes, 29 de noviembre de 2021

Arroz con bacalao

El bacalao es un pescado que da mucho juego en la cocina, ya que se puede cocinar de muy diversas formas.  Lo suelo cocinar a menudo, pero durante las fiestas Navideñas es cuando adquiere un mayor protagonismo en nuestra mesa.

Acompañado con arroz y verduras es un plato digno de una celebración. Los ingredientes como podéis comprobar son básicos y sencillos pero con su combinación se logra un sabor maravilloso..

Esta receta la descubrí hace tiempo en La cocina de Paulo yo le aporto mi toque personal y nos gusta que sea caldoso. Acompañado de un vaso de vino y un trozo de pan tradicional, nadie se resiste.

 

 

Ingredientes: para 5 personas

  • 650gr de bacalao ( una vez, cocido y desmigado) yo utilice cuatro trozos gruesos, medianos
  • 400gr de arroz redondo  (al pesarlo, ponerlo en un recipiente (taza) donde quepa el arroz, para luego tener una referencia del líquido que debemos añadir)
  • aceite de oliva virgen extra
  • 3 dientes de ajo
  • 2 hojas de laurel
  • 1 cebolla mediana picada menuda
  • 1 puerro picado
  • 1/2 pimiento rojo  1/2 amarillo o verde, troceados
  • azafrán
  • pimienta molida, al gusto
  • 1/2 vaso de vino blanco
  • 1 cucharadita de postre de pimiento dulce
  • 4 cucharadas de tomate triturado
  • perejil picado
  • 2 huevos cocidos
  • sal

Preparación. Para saber cómo desalar el bacalao,  solo tenéis que pinchar en está receta que publiqué anteriormente, donde os lo explico paso a paso. Una vez desalado, ponemos una olla al fuego con agua para cocer el bacalao. Cuando comience a hervir introducimos el bacalao dentro, lo cocinamos durante 5 minutos, desde que rompa a hervir de nuevo. Lo retiramos y reservamos el agua para añadir más tarde al arroz. Si tenéis unas espinas o cabezas de pescado o gambas,  las echáis en la olla del agua y dejáis que hiervan un par de minutos, así obtendréis un caldo con más sabor.

Cuando el bacalao haya enfriado un poco y podamos manejarlo con las manos, le retiramos la piel, las espinas y lo desmigamos en trozos no muy pequeños.

En una cazuela, echamos un buen chorro de aceite. Echamos un diente de ajo (sin pelar) y aplastado con la hoja del cuchillo, removemos para que aromatice el aceite.Cuando esté dorado, lo retiramos, le quitamos la piel, lo picamos y lo echamos en la olla de nuevo junto con la cebolla, el puerro, los pimientos, el laurel y los dos dientes de ajo restantes. Añadimos un poco más de aceite si hace falta. Sofreímos unos 10 min.

Retiramos el laurel, añadimos la cucharadita de pimentón, el azafrán y la pimienta, removemos. Añadir el vino blanco, dejar que evapore el alcohol, unos 3 minutos aprox. Añadir las 4 cucharadas de tomate triturado, cocinar 5 minutos.

Agregar el arroz, remover unos 2 minutos. Añadir dos tazas y media del agua de cocer el bacalao que habíamos reservado, por cada una de arroz.

Cocinar, por 18-20 minutos desde que comience a hervir, a fuego suave. Cuando faltan 5 minutos para terminar la cocción, añadimos el bacalao desmigado.

 Decoramos con los dos huevos cocidos cortados en rodajas y el perejil picado.

 Servir y disfrutarlo con un vinito. 

El plato que aparece en la imagen con esa original forma ovalada, es del establecimiento de hostelería  "Hostelber" de mi  encantadora vecina chus, que tiene maravillas. Ya que el pan y el bacalao son productos adquiridos del mercado de la zona, el plato no podía ser menos 😀

Buen provecho!! y feliz semana para to@s.


 

 

 

 


 

 


lunes, 8 de noviembre de 2021

Bizcoflan de naranja y zanahoria

El bizcoflan es un postre de lo más socorrido. Con él se les puede contentar tanto a los que prefieren el flan como el bizcocho. Su elaboración es muy sencilla, consta de dos preparaciones que se hacen por separado y que al unirse durante el horneado se convierten en una sola formando dos capas de diferentes texturas. 

Una, de un cremoso flan de huevo que se funde en la boca. Y la otra, un esponjoso y húmedo bizcocho que cuando se impregna del caramelo se convierte en una auténtica delicia! En esta ocasión  he hecho un bizcocho de zanahoria y naranja que combina de maravilla y le aporta un sabor muy especial. Vosotros podéis sustituirlo por otro de vuestra preferencia, sin ningún problema.¿Os animáis a hacerlo?

Ingredientes: para un molde, con agujero central de 22cm

Para el caramelo: 120gr de azúcar, 2 cucharadas de agua

Para el flan: 

  • 1 lata pequeña de leche condensada
  • 3 huevos
  • 300ml de leche entera
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • Para el bizcocho: 
  • 100gr de zanahoria cruda
  • 2 huevos
  • 80gr de azúcar
  • 70ml de aceite
  • 3 cucharadas de zumo de naranja, natural
  • ralladura de una naranja
  • 130gr de harina común
  • 1/2 sobre de levadura química 

Preparamos el caramelo. En un cazo ponemos a calentar a fuego suave el azúcar junto con las dos cucharadas de agua. Cuando logremos un color dorado lo retiramos del fuego. Vertemos el caramelo en el molde. Para esparcirlo sin quemarnos, sujetamos el molde con unas manoplas o un paño y lo vamos girando poco a poco. Lo dejamos a un lado mientras preparamos la mezcla de flan.

Preparación del flan. Es muy sencillo, solo tenemos que poner todos los ingredientes en el vaso de la licuadora. Batir por 2 minutos y verter en el molde caramelizado.


 Preparación del bizcocho. Cortar la zanahoria en trocitos pequeños y triturar junto con el aceite y el zumo de naranja.

Batir unos 6 minutos aprox, los huevos con el azúcar. Añadir la mezcla de zanahoria poco a poco y la vainilla. Agregar la harina tamizada junto con la levadura de a poco.

Verter la mezcla con cuidado encima del flan, por toda la circunferencia.Cubrimos con papel de aluminio. Colocamos el molde dentro de otro de mayor tamaño para cocinarlo al baño maría. Llenamos con agua caliente hasta que alcance la mitad del molde con la mezcla de flan.

Introducimos en el horno precalentado a 180º durante 1 hora aprox, los últimos 10min le retiramos el papel de aluminio. El tiempo de cocción puede variar según la función de cada horno.Comprobamos con un palillo, si sale limpio ya estaría listo.

Retirar del horno, dejar enfriar a temperatura ambiente, una vez frío lo introducimos en el frigorífico un par de horas. Mejor toda la noche.

 Desmoldamos dándole la vuelta sobre la bandeja donde lo vayamos a servir.

Una combinación deliciosa!!! Feliz semana a tod@s.


 

lunes, 18 de octubre de 2021

Pan tierno de patata

Saborear una rebanada de este pan recién salido del horno, untado con mantequilla es una auténtica delicia!!. En este tipo de pan se reemplaza una parte de harina de trigo por patata, consiguiendo un maravilloso sabor y una textura tierna y esponjosa. Sirve para acompañar tanto con dulce como con salado y se conserva estupendamente durante un par de días. 

Cuando dispongo de tiempo aprovecho para hacer bastante cantidad y congelo algunas porciones. Así lo tengo siempre disponible cuando nos apetece acompañarlo con unas lonchas de jamón, o una taza de té. Solo tengo que retirarlo una hora antes del congelador o introducirlo un par de segundos en el microondas y listo!

Ingredientes: Para 20 panecillos. Molde rectangular de 28x25x5

  • 500gr de harina de fuerza
  • 350gr de patata cocida ( para obtener esa cantidad puse a cocer 3 patatas medianas, peladas pesaban unos 480gr)
  • 120ml de agua
  • 1 cucharada de azúcar
  • 1 cucharadita de postre rasa de sal
  • 1 huevo mediano
  • 4 cucharadas de aceite de oliva suave
  • 20gr de levadura fresca (la que viene en tacos)


Preparación: Lo primero que haremos será cocer las patatas. Yo las suelo hacer al vapor. Una vez cocidas, las escurrimos, pasamos por un pasa purés o las aplastamos, reservamos.

Mientras la patata se enfría un poco, en un bol grande mezclamos la harina con la sal y el azúcar. Disolvemos la levadura en el agua tibia y la añadimos a la harina junto con el huevo y el aceite. Removemos un poco en el centro hasta formar como una papilla y le incorporamos la patata.

Continuamos removiendo, hasta lograr una masa un poco compacta y pegajosa.

Untamos la mesa y las manos con un poco de aceite y amasamos durante 12-15min, hasta lograr una masa suave, que se pega ligeramente a las manos. Si es necesario añadir un pelín más de harina, pero tened en cuenta que cuanta menos harina incorporamos y mejor la amasemos más esponjoso nos van a salir el pan.
Formamos una bola, la colocamos en un bol untado ligeramente con aceite, cubrimos con film transparente o un paño y dejamos reposar hasta que doble de volumen, unas 2h aprox. Si es un lugar cálido crecerá más rápido.

Untamos con aceite o mantequilla el molde que vayamos a utilizar, luego lo forramos con papel de hornear. De esta forma el papel se va a adherir perfectamente al molde y no se moverá. Si es de cerámica o anti-adherente  podéis prescindir del papel.

Transcurrido el tiempo de reposo, espolvoreamos la superficie con un poco de harina. Dividimos la masa en 20 porciones de aprox 52gr cada una.

Con cada  porción formamos una bola y las depositamos en el molde. Cubrimos con un paño y esperamos hasta que doble su volumen.


Transcurrido ese tiempo, introducimos en el horno que tendremos precalentado a 180º durante unos 25min, o hasta que presenten un ligero color dorado por la parte de arriba.

 Los retiramos del horno y pincelamos con un poco de aceite por encima. De esta forma conseguiremos que la corteza nos quede más blanda, brillante y se mantenga más tiempo tierno.

 Esperamos un par de minutos a que se enfríe un poco, lo retiramos del molde y lo depositamos encima de una rejilla para que no se humedezca.

 Para una mayor conservación podemos introducir las porciones en bolsas de plástico herméticas o envueltos en film transparente. También podéis guardarlos en el congelador e ir retirando  poco a poco.

¡Feliz semana y cuidaros mucho!

lunes, 27 de septiembre de 2021

Cabello de ángel casero, paso a paso

Desde siempre me ha entusiasmado cualquier tipo de dulce que llevase cabello de ángel.
Unos amigos nos trajeron dos hermosas calabazas confiteras de cidra, de su huerto, así que el.fin de semana me pareció el momento idóneo para ponerme manos a la obra.

Para trocearlas tuve la ayuda del fortachón de la casa ya que la cascará es bastante dura y cuesta un poco.
Su elaboración no es difícil pero sí un poco laboriosa, aunque os aseguro que todo el esfuerzo lo compensa su maravilloso sabor
Mi primer delito fueron unos hojaldres para la merienda.  Al resto le hice el envasado al vacío para no caer en más tentaciones ;)

.
Ingredientes:
  • En mi caso eran dos calabazas, una de 4k300g y otra de 3k150gr. 
  • por cada kilo de pulpa de calabaza obtenida, he utilizado 600gr de azúcar
  • 1 corteza de limón
  • jugo de 1/2 limón
  • 1 rama de canela
Preparación: Lavamos bien la calabaza, la secamos y cortamos en trozos grandes con un cuchillo bien afilado. Cuesta un poco porque es bastante dura y hay que tener cuidado para no cortarse.

Colocamos los trozos en una olla grande con la cáscara  hacia arriba. Los cubrimos con agua y ponemos al fuego. En cuanto comience a hervir, bajamos a fuego medio- bajo y dejamos que se cocinen durante 1h o hasta que veamos que la pulpa está blanda. Para comprobarlo pinchamos con un tenedor.


La retiramos para un escurridor y una vez que se temple y podamos manejarla con las manos procedemos a  retirar todas las pepitas.

Luego se raspa bien la pulpa con un tenedor hasta dejar solo la corteza. Con el tenedor se separan mucho más fácil y rápido las hebras que con un cuchillo.

Colocamos la pulpa obtenida en un escurridor y presionamos con las manos para quitarle la mayor parte del agua. No hace falta escurrir hasta la última gota ya que necesita un poco de humedad para que se cocine bien, sobre todo si no echamos mucha cantidad de azúcar (reservamos una taza grande de esa agua por si la necesitáramos durante la cocción) el resto la desechamos.

Una vez escurrida, pesamos la pulpa y calculamos que por cada kilo de pulpa le tendremos que añadir 600gr de azúcar, aunque también podéis añadirle un poco menos o más según vuestro gusto. Colocamos todo en una olla junto con la  rama de canela, la corteza y el zumo de medio limón.

Ponemos a cocinar a fuego suave durante 1h y 15min aprox, removiendo muy a menudo para que no se pegue a la olla hasta que esté blandito. Si vemos que se seca bastante y aún no está blando le añadimos un poco del agua que reservamos para ayudar a que se termine de cocinar.

Cuando veamos que a cambiado ligeramente de color y esta blando, es el momento de apagar el fuego.

Una vez que haya enfriado, lo podemos reservar en la nevera o envasar al vació. En ese caso, rellenamos unos botes previamente limpios y estilizados con el cabello de ángel, los colocamos en una olla. Añadimos agua hasta que sobresalga como un dedo por encima de las tapas. Hervimos a fuego suave unos 20min.

Apagamos el fuego y los dejamos hasta que el agua esté prácticamente fría. Retiramos los botes y los ponemos sobre un paño boca abajo hasta el día siguiente. Listos! para guardar en la despensa.

 Fijaros, que textura más maravillosaaa!!


Con una lámina de hojaldre preparé estas delicias para la merienda. 😋

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...