martes, 19 de enero de 2021

Flan de calabaza, sin huevos ni horno, apto para veganos

Está receta se podría decir que la descubrí gracias a una amiga. Ella es de esas personas que siempre intenta adaptarse y complacer los gustos culinarios de toda la familia. 
Cuando veo alguna receta vegana que pueda interesarle se la comparto. Este flan se lo ví a "Anna recetas fáciles" y ella a su vez a "Ketty," en su cuenta de Instagram. Me llamo tanto la atención y me pareció tan fácil y rápido, que tenía que probarlo. 
Desde entonces lo he hecho en varias ocasiones. En comparación con el flan tradicional de huevos, su sabor es mucho más suave y ligero. Por supuesto, eso también dependerá en parte del tipo de leche que utilicemos para su elaboración. Para la opción vegana os recomiendo el de almendras, sale más rico que con el de soja, con el de avena no he probado!
Por si os preocupa el sabor a calabaza prácticamente no se lo he apreciado. Lo que si le aporta es textura y color. Tomad nota, y ya me contaréis!
 

Ingredientes : Para 4 personas

Para el caramelo: 70gr de azúcar, 1 cucharada de agua
 
Para el flan:
  • 500ml de leche, de almendras (en casa como no somos veganos a veces la sustituyo por normal)
  • 125gr de calabaza pelada
  • 70gr de azúcar, puede ser común o morena
  • 35gr de maizena
  • 1/2 rama de canela
  • 1 cucharada de licor de anís, o flores de anís estrellado
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
Preparación. Cocer la calabaza pelada en agua o al vapor. Le llevara aprox, unos 14min. Una vez que esté blanda machacarla con un tenedor y reservar.
 
Reservamos medio vaso de leche y disolvemos la maizena en el.
Ponemos a calentar el resto de la leche en un cazo junto con la rama de canela, la vainilla y el anís.
Cuando esté caliente, lo retiramos y dejamos que se temple un poco y se infusione. Pasados unos 10min, la colamos.
 

Mientras, preparamos el caramelo. Ponemos el azúcar y la cucharada de agua en un cazo a fuego suave, sin remover. Cocinamos hasta que el azúcar esté disuelto y ligeramente dorado. Vertemos en los moldes con mucho cuidado de no quemarnos.
 
Ponemos la calabaza en un recipiente y le incorporamos un poco de la leche que hemos colado. Trituramos bien con una batidora de cuchillas. Vertemos en una olla y le añadimos el resto de la leche junto con el vaso de la maizena.
 
 
Cocinamos a fuego suave, sin parar de remover hasta que hierva y espese.
 
 
Verter en moldes individuales o en uno solo. Una vez que haya enfriado llevar al frigorífico, mínimo cuatro horas. Mejor de un día para otro. El que veis continuación está hecho con azúcar moreno. Le aporta un toque muy rico!
 
Cuando lo hago en un solo molde, doblo la receta.
 
 
Qué lo disfrutéis!! y cuidaros mucho.


martes, 15 de diciembre de 2020

Cortaditos de cabello de ángel y mermelada de manzana


Por si estabais buscando una receta dulce para estas fiestas, a ver que os parecen estos delicados cortaditos! Tanto el cabello de ángel como la mermelada de manzanas son caseros. La conserva la hice en verano con los productos de la huerta ;) aunque en el supermercado se pueden comprar ya hechas.
 
Para que hubiese para todos los gustos, decidí preparar una mitad con cabello de ángel y la otra mitad con mermelada de manzana. No sabría deciros cual nos gustó más, porque los dos resultan deliciosos! La masa ligeramente crujiente y quebradiza se deshace en la boca y para mi gusto tiene el dulzor justo, sin resultar empalagoso. Ya me contaréis!
 

Ingredientes: para 15 cortaditos. Molde de 28 x 7 x 19cm

Para la masa:
  • 350gr harina común
  • 50gr de almendra molida
  • 120gr de azúcar
  • 1 sobre de azúcar avainillado (15gr)
  • ralladura de 1 limón grande
  • 1 cucharadita de canela molida
  • ½ sobre de levadura química, tipo Royal
  • una pizca de sal
  • 3 huevos medianos
  • 100gr de mantequilla blanda (no derretida)
  • 2 cucharadas de leche
  • azúcar glas para espolvorear por encima
Para el relleno:
  • 300gr de cabello de ángel (el mío casero)
  • 300gr de mermelada de manzanas (de nuestra huerta) la tabardilla va genial.
  • 2 cucharadas de almendra molida

Preparamos la masa. En un recipiente mezclamos primero los ingredientes secos. La harina tamizada junto con la levadura, la almendra, azúcar, canela, ralladura de limón y la pizca de sal.

Hacemos un hueco en el centro y añadimos los huevos batidos, la leche y la mantequilla en trozos pequeños. Removemos con una cuchara de madera hasta que estén integrados todos los ingredientes.


Continuamos amasando con las manos hasta formar una masa lisa y compacta. La envolvemos con film y la dejamos reposar mínimo una hora en el frigorífico. Podéis incluso prepararla con antelación y dejarla toda la noche.


La dividimos en dos partes iguales. Espolvoreamos una pizca de harina sobre un trozo de papel de hornear, colocamos una mitad de la masa y con la ayuda de un rodillo la estiramos del tamaño de nuestro molde.


Untamos las paredes del molde con mantequilla y colocamos la masa en la base junto con el papel. Si hiciese falta la adaptamos un poco con las manos.


Mezclamos las dos cucharadas de almendra molida con la mermelada de manzana. Rellenamos una mitad con el cabello de ángel y la otra mitad con la mermelada.


Estiramos la otra mitad de la masa como hicimos anteriormente y cubrimos el relleno con ella dándole la vuelta al papel. No os preocupéis si no queda perfecta y necesitáis hacer algún pequeño parche porque luego con el azúcar glas se disimula muy bien.


La introducimos en el horno precalentado a 180º unos 35-40min aprox, hasta que la parte de arriba esté ligeramente dorada.
 

Una vez que se haya retirado del horno y enfriado se espolvorea con azúcar glas por encima.
 

Se divide en trozos más o menos del mismo tamaño.


Se conservan estupendamente un par de días en un taper hermético.

Listos para endulzar a toda la familia ;)

miércoles, 11 de noviembre de 2020

Rosquillas de leche condensado

Con una bandeja de rosquillas recién hechas, siempre se triunfa! bien sea en la sobremesa o para acompañar con un café o chocolate caliente a media tarde. Estas de leche condensado tienen un sabor maravilloso!! 

La cucharadita de vinagre que lleva incorporada la masa es un pequeño "truco" para lograr una textura más crujiente y seca por fuera y esponjosa por dentro. En casa no les dije que lo llevaba y ni se han dado cuenta.

Como todos los dulces de sartén no se debe abusar, pero por darnos un capricho un día, la báscula ni se va a enterar ;)

Ingredientes: para 20 rosquillas 

  • 200gr de leche condensada
  • 1 huevo
  • 20gr de margarina (he utilizado tulipán, podéis utilizar mantequilla derretida, si lo preferís)
  • 1 cucharadita de café de esencia de vainilla
  • 1 cucharadita de postre de vinagre
  • 7gr de levadura química (una cucharadita de postre colmada)
  • 250gr de harina común
  • una pizca de sal
  • azúcar para rebozar 
  • aceite de girasol para freírlas

 Preparación. En un recipiente colocamos, la leche condensada, el huevo, la margarina o mantequilla, el vinagre y la vainilla.

En un recipiente aparte, tamizamos la harina junto con la levadura y la sal. Incorporamos dos cucharadas colmadas a la mezcla de leche condensada, removemos hasta que veamos que se han integrado bien.

Añadimos el resto de la harina poco a poco hasta lograr una masa manejable y ligeramente pegajosa. 

Podéis formar las rosquillas de la manera que os resulte más cómoda. Os propongo dos formas! Espolvorear una superficie con un poco de harina, estirar la masa del grosor de 1cm y cortar los círculos con un vaso. Luego utilizar el tapón de una botella o una boquilla de una manga pastelera para hacer el agujero del centro.

O untar ligeramente las manos con aceite o espolvorearlas con harina. Coger pequeñas porciones de masa, formar un cordón y unir los extremos. Se van colocando sobre una bandeja.

Ponemos abundante aceite a calentar en una sartén y las freímos un par de minutos por ambos lados hasta que estén doradas. Es importante que el aceite no esté demasiado caliente, ya que se harían muy rápido por fuera y quedarían crudas por dentro.

 Las vamos depositando sobre papel absorbente y antes de que se enfríen las rebozamos en azúcar.

 
 Listas para disfrutarlas!

 


lunes, 21 de septiembre de 2020

Pastel de higos con crema de queso

Holaaa!! Después de las vacaciones de verano en mi primera publicación solía poner "de vuelta a la normalidad" es obvio que dada la situación que estamos viviendo es diferente, pero tenemos que seguir adelante con mucha fuerza.

El otro día aprovechando que mi suegro había recogido unos cuantos higos de la huerta, preparé este sencillo pastel. Lo hice en un periquete con los ingredientes que tenía en ese momento en casa. Veréis qué fácil y rápido se hace. 

La crema es fantástica! refrescante, ligera, no es excesivamente dulce y además es muy suave. Si no os gustan los higos podéis ponerle cualquier otra fruta. La segunda vez que lo hice (para los más golosos) le puse un poquito de mermelada de higos por encima y está tremenda! Espero que os guste! ya me contaréis que os ha parecido.

  

Ingredientes: para un molde de 26x17x5

  • 500ml de leche entera
  • 1 huevo grande
  • 25gr de maizena
  • 30gr de harina común
  • 70gr de azúcar
  • 1 sobre de azúcar avainillado (8gr)
  • 135gr de queso de untar, tipo filadelfia
  • 9 galletas rectangulares, tipo maría
  • 11 higos aprox, dependiendo del tamaño

Preparación: Forramos el molde con papel de hornear, para que nos resulte más fácil a la hora de desmoldar.

Colocamos una capa de galletas en el fondo. No es necesario mojarlas en leche, con la crema y el tiempo de reposo es suficiente para que se pongan blandas.

En una olla pequeña o cazo, mezclamos todos los ingredientes (excepto el queso)


.Llevamos al fuego y cocinamos a fuego suave, sin dejar de remover, hasta que la crema espese.

 Retiramos del fuego y añadimos el queso. Removemos bien hasta que esté bien integrado.

 Vertemos la crema sobre la base de galletas. Esperamos a que se enfrié y lo llevamos a la nevera unas 3-4 h. Mejor de un día para otro.

 Antes de servir, cortamos los higos en cuatro partes o en láminas, como más os guste! y los colocamos por encima de la crema.

 

Desmoldamos si es que ya no lo hicimos previamente. Para que resulte más bonito se pueden recortar un poquito los bordes. Opcionalmente le podemos poner un poco de mermelada de higos por encima.

 Cuidaros y mimaros mucho ;)




martes, 2 de junio de 2020

Helado cremoso de chocolate con gelatina, fácil y delicioso!

Cuando aprieta el calor a quién no le apetece un delicioso y refrescante helado de chocolate? Pues este es super fácil de hacer, no hace falta una heladera y es muy económico porque rinde un montón, con estos ingredientes os saldrán dos tarrinas de 1 litro

En Brasil lo llaman "sorvete de gelatina" y os puedo asegurar que es uno de los helados de chocolate más ricos y cremosos que he hecho. La gelatina le aportar esponjosidad a la crema y evita que se formen esos diminutos cristales que a veces se perciben en los helados caseros cuando no se utiliza un estabilizante. Aunque por supuesto eso también depende del tipo de congelador de cada uno.

Os dejo con la receta, que me voy a servir uno con trocitos de avellanas ^_^


Ingredientes: aprox, para dos tarrinas de 1litro
  • 50gr de cacao puro en polvo
  • 50gr cola-cao
  • 500ml de leche entera tibia
  • 1 bote pequeño de leche condensada 370gr
  • 200ml de nata 35% materia grasa
  • 1 sobre de gelatina neutra (sin sabor) de 10gr
  • 5 cucharadas de agua para disolver la gelatina
  • opcional cacao puro en polvo para espolvorear por encima
 
Nota: la leche tibia ayuda a que se disuelva mejor el cacao y también evitar que se puedan formar pequeños grumos a la hora de incorporar la gelatina

Preparación: En un tazón pequeño ponemos a hidratar la gelatina con las cinco cucharadas de agua.

Mientras, en el vaso de una licuadora o de batidora con cuchillas ponemos el resto de los ingredientes, la leche tibia, la condensada, la nata, el cacao puro y el cala-cao. Mezclamos dos o tres minutos  hasta que esté todo bien integrado.
Llevamos la gelatina al microondas unos 10 segundos o a baño maría hasta que se disuelva. Se la incorporamos a la mezcla anterior poco a poco, con la batidora o licuadora en marcha. Mezclamos unos dos minutos más.
Vertemos la crema en un taper. Llevamos al congelador unas 3-4h, lo suficiente para que se congele un poco por los laterales y el centro esté blando (tipo mousse) sin  llegar a congelarse del todo
Lo pasamos a una batidora de varillas eléctricas y batimos a baja velocidad por unos 5-6 min, hasta que esté cremoso y duplique su volumen, es muy importante batirlo bien, pero sin pasarse, para incorporarle aire a la crema y lograr que
salga cremoso.
Vertemos la crema en las tarrinas, espolvoreamos con él cacao y llevamos al congelador por unas 6 horas mínimo, mejor toda la noche.
.
Unos minutos antes de servirlo, se retira del congelador y lo ponemos en el frigorífico para que no esté excesivamente duro cuando lo manipulemos. Preparamos un vaso con agua tibia, cada vez que formemos una bola pasamos la cuchara primero por ella. De esta forma resulta más fácil retirarlas.

Servimos en cucurucho o en copas.
.
Lo prefiero en copas porque caben más bolas jajaja





.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...