lunes, 17 de septiembre de 2018

Bizcocho tradicional con manzana (en cazuela-horno)

Ya estoy de vuelta! espero que hayáis disfrutado del verano. Por mi parte lo he pasado estupendo! durante el tiempo libre me he dedicado a relajarme, disfrutar del buen tiempo y a cocinar lo justo ;) que el invierno es muy largooo!!

Este bizcocho lo hice para una comida familiar, siempre que lo preparo tiene el éxito asegurado.
Se trata de un bizcocho tradicional al que un día se me ocurrió añadirle manzana y un poco de coco rallado, salió tan esponjoso y húmedo y nos gustó tanto, que desde entonces lo he hecho un millar de veces. Al realizar el corte se aprecian los trocitos de manzana en la base.

Normalmente lo elaboro en el horno eléctrico, pero hacía tantísima calor que preferí cocinarlo en la cazuela-horno y el resultado ha sido fantástico! yo diría que incluso ha quedado más húmedo que en el horno. Ya me diréis qué os parece!



Ingredientes: para un molde con agujero central de 24-26cm (si no disponéis de uno con agujero, podéis utilizar uno normal)
  • 6 huevos a temperatura ambiente (su peso entre 60-65gr con cáscara)
  • 270gr de azúcar
  • 140ml de aceite de girasol
  • 260gr de harina de repostería
  • 1 sobre y medio de levadura química tipo Royal
  • 2 cucharadas colmadas de coco rallado
  • ralladura de 1 limón
  • ralladura de 1 naranja
  • una cucharada de licor de avellanas (u otro de vuestra preferencia)
  • 1 cucharadita de café de esencia de vainilla
  • 2 manzanas golden, en trocitos
  • una pizca de sal
  • azúcar glas para espolvorear por encima
  • mantequilla para untar el molde

La cazuela horno la compré en Amazon. También la utilizo para hacer pan de molde o la brioche de yogur griego

Para los que no disponéis de la cazuela horno os dejo también la opción del horno eléctrico.

Comenzamos encendiendo el horno a 180º calor arriba y abajo para que se vaya calentando.
Untamos el molde con mantequilla y lo espolvoreamos con harina, reservamos.


En un bol amplio se baten los huevos junto con el azúcar con unas varilla eléctricas, durante unos 8-10min, a máxima velocidad hasta que adquieran un color más claro y esponjoso. Es muy importarte batirlos bien para obtener un bizcocho esponjoso.


A continuación añadimos el aceite poco a poco, batiendo a velocidad moderada hasta que se haya integrado en la masa.


Agregamos la harina tamizada junto con la levadura y la pizca de sal, poco a poco con unas varillas manuales para que no se pierda el aire y movimientos envolventes.



Cuando esté integrada, añadimos el coco rallado, removemos. Añadimos la ralladura de limón y naranja, la esencia de vainilla y la cucharada de licor, mezclamos bien.
Añadimos las manzanas peladas y cortadas en trocitos pequeños y finos para que se hundan lo menos posible. Removemos despacio y con movimientos envolventes.


Vertemos la masa en el molde.


Lo introducimos en el horno (que pusimos a calentar) en la segunda ranura comenzando por abajo, durante unos 40-45min aprox, dependiendo de vuestro horno, hasta que presente un color dorado por encima y al pinchar con un palillo este salga limpio.


Al retirarlo del horno lo normal es que baje un pelín. Lo dejamos enfriar unos 10min y luego lo desmoldamos y colocamos sobre una rejilla para que no se humedezca


Si utilizáis una olla horno. Se cubre la olla con la tapa y se coloca en el hornillo mediano de la cocina a gas, a fuego medio durante unos 5min. Luego se baja al mínimo durante unos 60min aprox. Comprobamos la cocción introduciendo una brocheta larga por uno de los agujeros de la tapa. Es muy importante no destapar durante los primeros 50min. Si vemos que necesita dorarse un poco lo dejamos un par de minutos más hasta que lo esté y luego seguimos los mismo pasos que os mencioné anteriormente.

Cuando se haya enfriado del todo le espolvoreamos un poco de azúcar glas por encima.


Y ya tenemos listo un delicioso y esponjosos bizcocho para la merienda o el desayuno! 😋

lunes, 23 de julio de 2018

Cherry pie, tarta de cerezas

La cherry pie es un postre clásico de la cocina americana y que hemos visto saborear a los protagonistas en infinidad de películas. Para los amantes de las cerezas (como una servidora) esta tarta es toda una delicia, jugosa por dentro y crujiente por fuera.
A la masa quebrada para que fuese un poco más ligera le he sustituido la mantequilla por aceite, como suelo hacer con alguna receta de galletas y ha quedado estupenda.
También le añadí una manzana en trocitos,  al absorber el jugo de las cerezas queda riquísima!!  Espero que os guste la combinación! Nos vemos a la vuelta de las vacaciones, qué disfrutéis mucho del verano.



Ingredientes: para un molde de 22cm

Para la base de masa quebrada:
  • 270gr de harina de repostería
  • 100gr de azúcar
  • una pizca de sal
  • 2 huevos medianos
  • 1 cucharadita, de postre de azúcar avainillado
  • 5 gr de levadura química tipo Royal
  • 60ml de aceite de girasol
  • 1 cucharada de leche entera
Para el relleno:
  • 700gr de cerezas frescas
  • 1 manzana grande (golden u otro tipo)
  • 120gr de azúcar moreno
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 12gr de maizena
  • un huevo batido con un chorrito de leche para pincelar por encima

Preparación: Retiramos el hueso a las cerezas, si no disponéis de un artilugio adaptado para ello, podéis utilizar la punta de un cuchillo o con un bolígrafo o un lápiz, empujando desde la zona del rabito, (como se aprecia en la imagen) para que salga el hueso por el otro extremo y de esta forma nos queden las cerezas enteras.
Una vez que las tengamos todas deshuesadas, le añadimos el zumo de limón, el azúcar y la manzana pelada y cortada en trozos pequeños, removemos y dejamos que se maceren mientras preparamos la masa.


Preparación de la masa quebrada: En un bol ponemos la harina tamizada junto con la levadura. Añadimos una pizca de sal, el azúcar normal, el avainillado, los huevos batidos, la cuchada de leche y el aceite.


Mezclamos todos los ingredientes hasta logar una masa compacta. Espolvoreamos ligeramente una superficie con harina y la amasamos un par de minutos con las manos y formamos una bola. La cubrimos con film y la dejamos reposar una media hora en el frigorífico.


Pasado este tiempo la dividimos en dos partes, uno un poco más grande que utilizaremos para la base y los laterales y el otro de menor tamaño para cubrir las cerezas por encima.
Estiramos el trozo más grande sobre una superficie esparcida con un poco de harina, puede ser una lámina de silicona o una hoja de papel de hornear,  para  estirarla con mayor facilidad podéis cubrirla con un trozo de film transparente, hasta lograr un espesor de unos 4mm aprox, teniendo en cuenta que el tamaño debe cubrir la base y los laterales del molde.


Se sitúa dentro del molde dándole la vuelta al papel o a la lámina de silicona y retirándolo a continuación, la ajustamos con las manos. No os preocupéis si se os rompe, la unís con los dedos y listo! Pinchamos la base con un tenedor.
Escurrimos el jugo que han soltado las cerezas durante la maceración, le añadimos la maizena removemos bien.


Las vertemos dentro del molde.

Hacemos la misma operación con el siguiente trozo de masa quebrada como hicimos anteriormente, pero esta vez guiándonos por el tamaño del molde para calcular la tapa. Cubrimos las cerezas con la masa estirada, haciendo contacto con ellas y adaptándola por los laterales, recortamos la que nos sobra, a la altura de 1cm. Sellamos bien los bordes presionando con los dedos. Con los trocitos de masa que me habían sobrado formé un cordón, luego lo coloqué por el borde y le hice unas rallas  presionando ligeramente con un cuchillo por la parte que no estaba afilada.


Pincelamos la superficie con el huevo batido junto con el chorrito de leche y pinchamos con un tenedor.


Introducimos en el horno precalentando a 180º unos 45-50min, dependiendo de vuestro horno.


Cuando se haya enfriado, la tenemos lista para servir!!


La próxima vez la acompañaremos con una rica bola de helado como en las pelis! ^_ ^

lunes, 2 de julio de 2018

Bocaditos de aguacate con langostinos

Estos pequeños bocados se preparan en diez minutos y son tan refrescantes que os los van a devorar en cinco.
Los preparé en varias ocasiones,  la última la noche de San Juan, solo que en vez de utilizar panecillos pequeños los hice con pan de molde normal y luego los dividí en cuatro partes como si fueran unos mini sandwich, con el calor que hacia nos sentaron genial!! inclusive a los no partidarios del aguacate ;)
Las cantidades de los ingredientes las podéis adaptar en función de vuestros gustos.
Una pequeña recomendación que os doy es que utilicéis las colas de los langostinos que vienen congelados enteros porque tienen mucho más sabor que las colas que vienen ya peladas. Yo suelo tener siempre unos pocos en casa para añadir a un arroz, a la pasta o para hacer unas brochetas. Cómo no se puede desperdiciar nada, las cabezas las aprovecho para hacer un caldo y lo congelo para cuando me hace falta.
Son tan fáciles de hacer que vais a quedar como reyes sin apenas ensuciar la cocina ^_^


Ingredientes: para 5 unidades
  • 5 mini panecillos de pan de molde (los adquirí en el mercadona)
  • 6 colas grandes de langostinos, cortadas en trocitos
  • 1/2 aguacate grande
  • 1/2 cebolleta, media muy picadita
  • 1/2 tomate mediano en trocitos pequeños
  • 1 cucharada de mayonesa
  • 1 chorrito de zumo de limón
  • 1 diente de ajo picadito
  • aceite de oliva
  • sal

Preparación: Echamos un chorrito de aceite en una sartén y salteamos las colas de langostino junto con el ajo picado y una pizca de sal, durante un par de minutos hasta que estén en su punto. Retiramos para un plato y las dejamos enfriar.


Mientras aprovechamos para cortar el aguacate en trocitos pequeños.


Cuando las colas de langostinos se hayan enfriado, las mezclamos con el resto de los ingredientes, removiendo con una cuchara.


Abrimos los panecillos a la mitad y le colocamos una capa generosa de la mezcla de aguacate con langostinos.


Servimos el vino y solo nos queda disfrutarlos!


El aguacate le aporta un toque refrescante y cremoso estupendo!

lunes, 18 de junio de 2018

Trenza rusa con frutos secos

Esta trenza de masa dulce tiene un sabor maravilloso!! El relleno de nueces, azúcar moreno, canela y ralladura de limón la hacen irresistible! La receta es del famoso pastelero José Enrique González. Le añadí unas pocas pasas y unos gramos más de levadura y harina.
La masa se deja reposar toda la noche en la nevera, logrando con ello una masa húmeda, tierna y con mucho sabor.
Se le puede dar forma de roscón o hacer una o dos trenzas (dependiendo del tamaño de vuestra bandeja) y dejarlas rectas.  No importa si no queda perfecta, con decir que es de estilo rústico solucionado jiji
Reservé (escondí) un par de trozos en el congelador envueltos en film, dentro de una bolsa de plástico hermética. Así cuando  viene alguna visita o nos apetece comer algo dulce solo tengo que ponerlos en el microondas unos 20 segundos y quedo como una reina ;)


Ingredientes: para la masa.
  • 390gr de harina de fuerza.
  • 60gr de azúcar
  • 9gr de sal fina
  • 3 huevos medianos
  • 60ml de leche
  • 15gr de levadura fresca
  • 150gr de mantequilla banda para la masa (más 15gr para pincelarla)
Ingredientes para el relleno:
  • 180gr de nueces picadas en trocitos pequeños
  • 50gr de azúcar moreno
  • canela en polvo al gusto
  • jengibre molido (no se lo puse)
  • piel de medio limón rallada
  • 70gr uvas pasas (remojadas en coñac durante dos horas)
  • para pincelarla, 1/2 huevo batido junto con un chorrito de leche

Preparación: En el bol de la amasadora ponemos la harina, el azúcar y la sal, mezclamos bien.


Añadimos a la harina los tres huevos y la levadura diluida en la leche, lo ponemos a amasar a velocidad baja. Como la masa es un poco compacta, y a la máquina le cuesta un poco amasarla la apagamos y le ayudamos a integrarla un poco con las manos.


Amasamos unos 20min a velocidad baja. Cuando esté lisa y comience a despegarse de las paredes del bol le añadimos como un cuarto de la mantequilla y cuando esté bien integrada continuamos añadiendo el resto poco a poco (como hicimos anteriormente)


Amasamos hasta que la masa se despegue completamente de las paredes del bol y esté lisa.

Formamos una bola y la depositamos dentro de un recipiente amplio untado ligeramente con aceite y la cubrimos con film.


Dejamos reposar hasta que doble de volumen en un lugar tibio aprox unas 2 o 3h, dependiendo de la temperatura del ambiente.
Pasado ese tiempo la desgasificamos presionando con las manos y la reservamos en la nevera toda la noche (como hice yo) Ese tiempo de reposo va a mejorar la textura y sobretodo el sabor de la masa.


Escurrimos bien las pasas apretándolas entre las manos y las reservamos. Mezclamos todos los demás ingredientes del relleno en un recipiente pequeño, reservamos.


Retiramos la masa de la nevera 30min antes de comenzar a manipularla. La amasamos un poco para quitarle el aire. Untamos ligeramente la mesa con aceite y la estiramos con ayuda de un rodillo, unos 80cm de largo por 20 o 25cm de ancho.


La pincelamos un poco por encima con la mantequilla derretida. Esparcimos primero la mezcla de frutos secos y luego las pasas. Comenzamos a enrollarla por la parte más larga como si fuera un brazo de gitano. Una vez enrollada la estiramos un poco con las manos por las partes que las veamos más gruesas para igualarla.


La dejamos reposar unos 10min para que se relaje. Con un cuchillo hacemos un corte a lo largo por el centro pero alejado como unos 5cm del extremo para que continúen unidas las dos partes.


Trenzamos la masa  poniendo la parte con el corte hacia arriba y cruzando una parte sobre la otra sin tensar mucho ni apretarlas,  para que luego nos queden más bonitas.


Le damos forma de roscón y cortamos un poquito el extremo que habíamos dejado sin cortar. Unimos los dos extremos y los disimulamos debajo de la masa. Cubrimos la masa con film y la dejamos levar en un lugar tibio hasta que doble de volumen, unas 2h aprox.

Cuando haya levado encendemos el horno a 170º calor arriba - abajo para que se vaya calentado.
Mientras la pincelamos por encima con huevo batido junto con un chorrito de leche.


La introducimos en el horno durante 20-25min aprox. Si vemos que se nos tuesta demasiado antes de terminar el horneado la cubrimos con un trozo de papel de aluminio.
Opcionalmente la podemos pincelar con mermelada de melocotón recién salida del horno.



Os deseo una feliz noche de San Juan (San Xoán) a poder ser en buena compañía . Un abrazo para todos.

lunes, 4 de junio de 2018

Pastel de chocolate muy húmedo y esponjoso!

Éste es sin duda el bizcocho de chocolate más húmedo, esponjoso y fácil de hacer de cuantos he probado hasta ahora. 
Aunque en apariencia se parece a la famosa tarta Guinness, el sabor y la textura son diferentes.
La masa, entre otros ingredientes, lleva agua y aceite, obteniendo así una consistencia muy húmeda y ligera, por lo que al no resultar empalagoso, un trocito te pide otro ;).

Para la cobertura le hice una crema de queso con nata montada y lo decoré con fresas y arándanos, la combinación es genial! Si sois muy chocolateros, podéis hacerle una glasa de chocolate fundido con un poquito de nata o mantequilla.
En vez de utilizar el horno eléctrico lo he hecho en mi cazuela horno y el resultado ha sido estupendo. En la preparación os dejo el tiempo de horneado para las dos opciones. Tenéis que probarlo!!


Ingredientes: para un molde de 24cm con el agujero central
  • 230gr de harina de repostería
  • 40gr de cacao puro en polvo 
  • 260gr de azúcar moreno de caña
  • 10gr de levadura química tipo Royal
  • 5gr de bicarbonato
  • una pizca de sal
  • 2 huevos grandes
  • 90ml de aceite de girasol
  • 50ml de café líquido 
  • 100ml de leche entera
  • 100ml de agua
  • 1 cucharadita de postre de esencia de vainilla

Para la cobertura de queso: 150gr de queso de untar, 100ml de nata, 40gr de azúcar. Fresas y arándanos para decorar.

Preparación: Untamos el molde con  mantequilla y le esparcimos un poco de cacao en polvo (para este paso he usado cacao tipo Cola Cao), reservamos.

Encendemos el horno eléctrico a 175-180º, calor arriba y abajo, para que se vaya calentando.

En un bol amplio mezclamos bien los ingredientes secos, la harina, el azúcar, el cacao, la levadura, el bicarbonato y la pizca de sal.


Añadimos los dos huevos batidos, el aceite y la leche. Mezclamos todo muy bien con una cuchara hasta obtener una masa homogénea, sin grumos y un poco compacta.


A continuación añadimos el agua, el café (frío) y la esencia de vainilla y removemos muy bien.


 El resultado es una masa densa pero un poco líquida.Vertemos la mezcla en el molde.


Lo llevamos al horno eléctrico, que previamente pusimos a calentar por 45-50min aprox, dependiendo un poco de vuestro horno. Comprobamos pinchando con un palillo en el centro, tiene que salir húmedo, pero sin restos de masa. Lo retiramos, dejamos enfriar unos 8min, lo desmoldamos con cuidado y colocamos sobre una rejilla para que no se humedezca demasiado.


Si utilizáis la cazuela horno.  Cubrimos el molde con la tapa y lo colocamos en el hornillo a gas mediano a fuego medio durante unos 3- 4min, luego bajamos al mínimo durante 60min aprox. Comprobamos la cocción introduciendo una brocheta larga por uno de los agujeros. Es muy importante no destapar durante los primeros 50min. Si vemos que aún necesita dorarse un poquito lo dejamos un par de minutos más hasta que esté y luego seguimos los mismos pasos que os mencioné anteriormente.


Una vez que el bizcocho este frío, preparamos la cobertura. Montamos la nata en un recipiente que esté bien frío junto con el azúcar.
Vertemos el queso en un bol y lo removemos un poco para que esté más cremoso y le añadimos la nata con movimientos envolventes. Introducimos la crema en una manga pastelera con boquilla rizada y decoramos el pastel como más nos guste! Para finalizar, le colocamos las fresas cortadas por la mitad y los arándanos enteros.


Os dejo un trocito!

 Fuente: cocinare é come amaré

En la blogosfera lo llaman el mejor cake de chocolate del mundo... No sé si será el mejor, lo que sí os puedo confirmar es que estaba muuuy rico!.







Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...