lunes, 18 de octubre de 2021

Pan tierno de patata

Saborear una rebanada de este pan recién salido del horno, untado con mantequilla es una auténtica delicia!!. En este tipo de pan se reemplaza una parte de harina de trigo por patata, consiguiendo un maravilloso sabor y una textura tierna y esponjosa. Sirve para acompañar tanto con dulce como con salado y se conserva estupendamente durante un par de días. 

Cuando dispongo de tiempo aprovecho para hacer bastante cantidad y congelo algunas porciones. Así lo tengo siempre disponible cuando nos apetece acompañarlo con unas lonchas de jamón, o una taza de té. Solo tengo que retirarlo una hora antes del congelador o introducirlo un par de segundos en el microondas y listo!

Ingredientes: Para 20 panecillos. Molde rectangular de 28x25x5

  • 500gr de harina de fuerza
  • 350gr de patata cocida ( para obtener esa cantidad puse a cocer 3 patatas medianas, peladas pesaban unos 480gr)
  • 120ml de agua
  • 1 cucharada de azúcar
  • 1 cucharadita de postre rasa de sal
  • 1 huevo mediano
  • 4 cucharadas de aceite de oliva suave
  • 20gr de levadura fresca (la que viene en tacos)


Preparación: Lo primero que haremos será cocer las patatas. Yo las suelo hacer al vapor. Una vez cocidas, las escurrimos, pasamos por un pasa purés o las aplastamos, reservamos.

Mientras la patata se enfría un poco, en un bol grande mezclamos la harina con la sal y el azúcar. Disolvemos la levadura en el agua tibia y la añadimos a la harina junto con el huevo y el aceite. Removemos un poco en el centro hasta formar como una papilla y le incorporamos la patata.

Continuamos removiendo, hasta lograr una masa un poco compacta y pegajosa.

Untamos la mesa y las manos con un poco de aceite y amasamos durante 12-15min, hasta lograr una masa suave, que se pega ligeramente a las manos. Si es necesario añadir un pelín más de harina, pero tened en cuenta que cuanta menos harina incorporamos y mejor la amasemos más esponjoso nos van a salir el pan.
Formamos una bola, la colocamos en un bol untado ligeramente con aceite, cubrimos con film transparente o un paño y dejamos reposar hasta que doble de volumen, unas 2h aprox. Si es un lugar cálido crecerá más rápido.

Untamos con aceite o mantequilla el molde que vayamos a utilizar, luego lo forramos con papel de hornear. De esta forma el papel se va a adherir perfectamente al molde y no se moverá. Si es de cerámica o anti-adherente  podéis prescindir del papel.

Transcurrido el tiempo de reposo, espolvoreamos la superficie con un poco de harina. Dividimos la masa en 20 porciones de aprox 52gr cada una.

Con cada  porción formamos una bola y las depositamos en el molde. Cubrimos con un paño y esperamos hasta que doble su volumen.


Transcurrido ese tiempo, introducimos en el horno que tendremos precalentado a 180º durante unos 25min, o hasta que presenten un ligero color dorado por la parte de arriba.

 Los retiramos del horno y pincelamos con un poco de aceite por encima. De esta forma conseguiremos que la corteza nos quede más blanda, brillante y se mantenga más tiempo tierno.

 Esperamos un par de minutos a que se enfríe un poco, lo retiramos del molde y lo depositamos encima de una rejilla para que no se humedezca.

 Para una mayor conservación podemos introducir las porciones en bolsas de plástico herméticas o envueltos en film transparente. También podéis guardarlos en el congelador e ir retirando  poco a poco.

¡Feliz semana y cuidaros mucho!

lunes, 27 de septiembre de 2021

Cabello de ángel casero, paso a paso

Desde siempre me ha entusiasmado cualquier tipo de dulce que llevase cabello de ángel.
Unos amigos nos trajeron dos hermosas calabazas confiteras de cidra, de su huerto, así que el.fin de semana me pareció el momento idóneo para ponerme manos a la obra.

Para trocearlas tuve la ayuda del fortachón de la casa ya que la cascará es bastante dura y cuesta un poco.
Su elaboración no es difícil pero sí un poco laboriosa, aunque os aseguro que todo el esfuerzo lo compensa su maravilloso sabor
Mi primer delito fueron unos hojaldres para la merienda.  Al resto le hice el envasado al vacío para no caer en más tentaciones ;)

.
Ingredientes:
  • En mi caso eran dos calabazas, una de 4k300g y otra de 3k150gr. 
  • por cada kilo de pulpa de calabaza obtenida, he utilizado 600gr de azúcar
  • 1 corteza de limón
  • jugo de 1/2 limón
  • 1 rama de canela
Preparación: Lavamos bien la calabaza, la secamos y cortamos en trozos grandes con un cuchillo bien afilado. Cuesta un poco porque es bastante dura y hay que tener cuidado para no cortarse.

Colocamos los trozos en una olla grande con la cáscara  hacia arriba. Los cubrimos con agua y ponemos al fuego. En cuanto comience a hervir, bajamos a fuego medio- bajo y dejamos que se cocinen durante 1h o hasta que veamos que la pulpa está blanda. Para comprobarlo pinchamos con un tenedor.


La retiramos para un escurridor y una vez que se temple y podamos manejarla con las manos procedemos a  retirar todas las pepitas.

Luego se raspa bien la pulpa con un tenedor hasta dejar solo la corteza. Con el tenedor se separan mucho más fácil y rápido las hebras que con un cuchillo.

Colocamos la pulpa obtenida en un escurridor y presionamos con las manos para quitarle la mayor parte del agua. No hace falta escurrir hasta la última gota ya que necesita un poco de humedad para que se cocine bien, sobre todo si no echamos mucha cantidad de azúcar (reservamos una taza grande de esa agua por si la necesitáramos durante la cocción) el resto la desechamos.

Una vez escurrida, pesamos la pulpa y calculamos que por cada kilo de pulpa le tendremos que añadir 600gr de azúcar, aunque también podéis añadirle un poco menos o más según vuestro gusto. Colocamos todo en una olla junto con la  rama de canela, la corteza y el zumo de medio limón.

Ponemos a cocinar a fuego suave durante 1h y 15min aprox, removiendo muy a menudo para que no se pegue a la olla hasta que esté blandito. Si vemos que se seca bastante y aún no está blando le añadimos un poco del agua que reservamos para ayudar a que se termine de cocinar.

Cuando veamos que a cambiado ligeramente de color y esta blando, es el momento de apagar el fuego.

Una vez que haya enfriado, lo podemos reservar en la nevera o envasar al vació. En ese caso, rellenamos unos botes previamente limpios y estilizados con el cabello de ángel, los colocamos en una olla. Añadimos agua hasta que sobresalga como un dedo por encima de las tapas. Hervimos a fuego suave unos 20min.

Apagamos el fuego y los dejamos hasta que el agua esté prácticamente fría. Retiramos los botes y los ponemos sobre un paño boca abajo hasta el día siguiente. Listos! para guardar en la despensa.

 Fijaros, que textura más maravillosaaa!!


Con una lámina de hojaldre preparé estas delicias para la merienda. 😋

lunes, 5 de julio de 2021

Nubes o malvaviscos, de fresa naturales

Veréis que fácil es sorprender a los peques de la casa con unas nubes de azúcar o malvaviscos caseros. Para hacerlas necesitamos muy pocos ingredientes y fuerza de voluntad para no introducir el dedo en la crema ^_^

Estas las preparé con mermelada de fresa casera, logrando un sabor y color muy natural. El jarabe de azúcar y la gelatina le aporta esa textura tan esponjosa y delicada que tienen las nubes.

Utilizando otra variedad de mermelada como, moras, frutas del bosque o cerezas se pueden obtener diferentes sabores. Por ejemplo las que os muestro en la última foto, de un color rosa más intenso, es porque cuando estaba elaborando la mermelada de fresas, le añadí también unas cuantas frambuesas maduras de la huerta.


Ingredientes: para unas 20 nubes. Molde de 21x16 cm

  • 140ml de agua
  • 125gr de azúcar común
  • 1 sobre de gelatina neutra de 10gr
  • 70gr de mermelada de fresa (si puede ser casera, mejor) En este enlace os muestro como hacerla.
  • Maizena, para rebozar
  • azúcar glas, opcional

 Nota: Para que no se humedezcan y se conserven durante varios días, es mejor rebozar solo con maizena y luego a la hora de consumirlas, si os apetece, en azúcar glas.

Preparación. Esparcimos un poco de maizena, con un colador, sobre la base del molde que vayamos a utilizar, el mío de 21x16 cm. Esto evitará que se pegue la masa. Reservamos.

Calentamos ligeramente la mermelada, si vemos que está muy densa le añadimos unas tres o cuatro gotas de agua (sin pasarnos) lo justo para que pueda pasar a través de un colador. Cuanto más concentrada esté mejor. La colamos presionando con una cuchara,  para retirar las semillas, reservamos.

 Retiramos 8 cucharadas de agua de los 140ml para un vaso, vertemos el sobre de gelatina en él y dejamos reposar unos 10min, para que se hidrate. 

Ponemos al fuego el resto del agua junto con el azúcar removemos un poco y dejamos que se cocine hasta que comience a burbujear por toda la superficie. Cocinamos 3 minutos más justos, a partir de que comenzó a hervir, sin remover.

 Retiramos del fuego, esperamos 1 minuto y le incorporamos primero, la gelatina hidratada y una vez disuelta, la mermelada de fresa, removemos bien.

Pasamos la mezcla a otro recipiente, esperamos unos tres o cuatro minutos a que se temple un poco. Batimos con unas varillas eléctricas durante unos 7-8 minutos, hasta que duplique su tamaño y obtenengamos un punto letra. O cuando al tocar el recipiente con las manos se note prácticamente frío.

Vertemos en el molde inmediatamente, alisamos un poco la superficie, cuando hayan transcurrido unos 15min lo espolvoreamos ligeramente con un poco de maizena por encima. Cubrimos con film.

La dejamos a temperatura ambiente, mínimo 4-5 horas, para que coja consistencia. Cuanto más tiempo las dejemos mejor. Para desmoldar, pasamos el cuchillo por los bordes. Espolvoreamos una superficie con maizena y le damos la vuelta al molde sobre ella. Cortamos en varios trozos del mismo tamaño, me salieron 20.

Las rebozamos ligeramente con maizena, las sacudimos un poco para retirar el exceso.

Para una mayor conservación y que no peguen entre si, colocamos un trozo de papel absorbente en un taper. Las vamos colocando encima, dejando una pequeña separación entre ellas, cubrimos con otro trozo de papel absorbente. Antes de servirlas se pueden rebozar en azúcar glas. Eso ya depende de lo dulce que os guste!

Ya tenemos listas nuestras "chuches" o nubes  caseras! Las de esta imagen, con un color más intenso son de mermelada de fresa y frambuesas de la huerta.

La zarza de frambuesas no es muy grande, pero tiene muchas ;)

 

lunes, 21 de junio de 2021

Pastel sueño (Bolo sonho)

Tal como su nombre lo indica, este maravilloso dulce es todo un sueño para el paladar. El "Pastel sueño" o Bolo sonho, es un postre procedente de nuestro país vecino Portugal. Se trata de un delicioso y esponjoso bizcocho que se introduce en el horno ya relleno con crema pastelera, muy fácil de hacer.

Normalmente la crema pastelera en esta receta, solo va aromatizada con vainilla, pero a mi me gusta añadirle un trocito de canela y la cáscara de limón, le aporta un sabor increíble!  Lo que sí hay que tener en cuenta es el tamaño del molde, lo ideal es que no sea menor de 24, 25cm, para que una parte de la crema se quede distribuida por la superficie y no se vaya al fondo. Triunfareis seguro!

Ingredientes: para un molde de 24cm

Para la crema:

  • 450ml de leche entera
  • 2 yemas
  • 70gr de azúcar
  • 35gr de maizena
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 1/2 rama de canela
  • corteza de limón

Para la masa de bizcocho:

  • 3 huevos (180gr, pesados con cáscara)
  • 130gr de yogur natural, griego
  • 40ml de leche entera (unas cuatro cucharadas)
  • 160gr de azúcar
  • 120ml de aceite de oliva suave o girasol
  • ralladura de un limón
  • 265gr de harina de trigo
  • 1 sobre de levadura química (15gr)

Cogemos un molde de 24 o 25cm (es importante tener en cuenta el tamaño y no utilizar uno que sea más pequeño, para que la crema no se vaya toda al fondo) Untamos las paredes del molde con mantequilla y las espolvoreamos de harina. Forramos la base con papel de hornear, reservamos.

Preparación de la crema. Reservamos medio vaso de leche y ponemos el resto a calentar en un cazo junto con el azúcar, la rama de canela y la corteza de limón. 

Mientras en otro recipiente, mezclamos el vaso de leche que reservamos, la maizena, esencia de vainilla y las yemas. Cuando la leche esté caliente, retiramos la canela y la corteza de limón. 

Vertemos la leche caliente sobre la mezcla de yemas. Llevamos de nuevo al fuego y cocinamos suavemente, sin dejar de remover hasta que espese y comience a burbujear.

Pasamos la crema a un recipiente para que se vaya templado. La cubrimos con film transparente haciendo contacto con la crema para que no se forme costra. Para extenderla sobre la masa de bizcocho con mayor facilidad os aconsejo que esté un poco tibia y no fría del todo.

 Encendemos el horno para que se vaya calentando a 180º calor arriba - abajo

Masa de bizcocho. Batir unos tres minutos, con varillas eléctricas, los huevos, el yogur, el azúcar, la leche, la ralladura de limón y el aceite, hasta que se formen un montón de burbujas.

Añadir poco a poco la harina tamizada junto con la levadura, removiendo con unas varillas manuales. Verter en el molde.


 Rellenar la manga con la crema pastelera. Formar sobre la masa de bizcocho 6 rayas finas en un sentido y otras 6 en el sentido contrario, formando un enrejado. Procurad que las rayas no sean gruesas para que la masa se quede por encima y no se vaya al fondo. Repasamos de nuevo con la crema por encima de las primeras hileras que hicimos, ponemos también por toda la circunferencia.

Introducimos en el horno, bajamos la temperatura a 170º y horneamos por 45min o hasta que al pinchar con un palillo esté salga limpio.

Retiramos del horno y dejamos enfriar, sin retirarlo del molde. Una vez frío desmoldamos.

El azúcar glas es mejor esparcirlo por encima en el momento que lo vayamos a servir, ya que el bizcocho es húmedo.

  

Os sirvo un trocito? ;)

 

 




lunes, 7 de junio de 2021

Tarta Selva Negra, con cerezas frescas

Hace pocos días, una compañera me preguntó por la receta de la tarta selva negra. Y como soy muy obediente pero no la tenía publicada en blog y me chiflan las cerezas, aquí tenéis mi versión!

Se compone de un básico y esponjoso bizcocho de chocolate, que preparé el día anterior para ir adelantando el trabajo. Unas cerezas frescas cocinadas en un almíbar hecho con agua y azúcar durante dos minutos, para que realzaran más su sabor. Luego, ese maravilloso almíbar con el jugo que soltaron las cerezas lo aproveché para humedecer el bizcocho con un poco de licor para darle un puntito de chispa. 

Una buena nata montada y unas láminas de chocolate para la decoración. Al final os explico como hacerlas para que podáis luciros como si fuera de una pastelería... o casi ! ^_^

Ingredientes: para el bizcocho, molde de 22cm.

  • 6 huevos medianos
  • 180gr de azúcar
  • 160gr de harina
  • 30gr de cacao amargo
  • 20ml de aceite de oliva suave 
  • esencia de vainilla
  • una pizca de sal

Para el relleno y el almíbar:

  • 750gr de cerezas frescas
  • 125ml de agua
  • 125gr de azúcar
  • 4 cucharadas de licor kirsh
  • 700ml de nata para montar 35% materia grasa
  • 70gr de azúcar
  • Láminas de chocolate o virutas para la decoración


Preparación del bizcocho: Forramos la base de un molde de 22cm con papel de hornear, untamos con mantequilla los laterales y los espolvoreamos con un poco de cacao en polvo, reservamos.

Encendemos el horno a 170º calor arriba y abajo, para que se vaya calentando.

Batimos los huevos junto con el azúcar con unas varillas eléctricas hasta que estén bien esponjosos y presenten un color crema pálido (o punto letra) le llevará aprox unos 10-12min. Este paso es muy importante para lograr que el bizcocho salga bien esponjoso. Añadimos el aceite poco a poco y la esencia de vainilla, batimos 1 minuto más.

Le incorporamos la harina tamizada junto con el cacao y una pizca de sal en tres veces, con varillas manuales y movimientos envolventes. 


Vertemos la mezcla en el molde y lo introducimos en el horno que pusimos a calentar previamente, durante unos 35- 40min aprox, o hasta que al pinchar con un palillo en el centro éste salga sin masa.


Lo retiramos del horno, dejamos reposar unos 12min,  y luego lo desmoldamos y colocamos sobre una rejilla para que no se humedezca.

Preparamos el relleno. Lavamos las cerezas y reservamos unas 14 para la decoración, al resto le retiramos el rabo y el hueso. Algunas las corté a la mitad para que soltasen mejor el jugo y otras las dejé enteras para que se apreciaran mejor a la hora de cortar la tarta.

Ponemos en un cazo los 125ml de agua y los 125gr de azúcar. Cuando comience a hervir, añadimos las cerezas. Lo dejamos hervir solamente 1 o 2 minutos, hasta que el almíbar se tiña ligeramente de color rosado.
Colamos las cerezas y las reservamos.  Reservamos 200ml aproximadamente de almíbar, para bañar el bizcocho. Cuando esté frío le incorporamos el licor.

Con unas varillas eléctricas montamos la nata con el azúcar, en un recipiente que esté bien frío. Suelo introducirlo en el congelador unos 15min antes de comenzar a montarla. Estar atentos de no pasaros con el batido ya que se cortaría. Reservamos en el frigorífico.

Comenzamos a montar la tarta.  Podéis poner la nata a ojo o separar dos cuencos con 225gr cada uno, para las dos capas y reservar el resto para la decoración. De esta forma sabremos cuanta tenemos que poner a cada capa. Cogemos el bizcocho y le hacemos un pequeño corte con el cuchillo en uno de los laterales en vertical para que nos sirvan de guía a la hora de volver a colocar las capas y que nos coincidan. Lo dividimos en tres capas con un cuchillo

Iremos colocando las capas en la fuente donde la vayamos a presentar, de forma que la parte plana del bizcocho (la que estaba en contacto con la base del molde) nos quede arriba. Podéis utilizar un aro adaptable para el montaje o prescindir de él, como os resulte más cómodo.


Colocamos la primera capa de bizcocho en la fuente y la pincelamos con un poco de almíbar, sin pasarse para que se mantenga húmeda pero firme. Extendemos una capa fina de nata sobre el bizcocho, es para que haga de pegamento y no se deslicen las cerezas a la hora de cortar la tarta. Extendemos la mitad de las cerezas y luego una capa de nata.

Colocamos la segunda capa de bizcocho procurando que coincida con la marca que le hicimos anteriormente a todas las capas, presionamos ligeramente. Repetimos la misma operación que hicimos anteriormente.

Colocamos la última capa de bizcocho, la humedecemos con el almíbar. Reservamos un poco de nata en una manga pastelera con boquilla rizada para la decoración.  Finalizamos cubriendo toda la tarta con el resto de la nata. La alisamos con una espátula.

Decoramos con la manga pastelera, virutas o láminas de chocolate y cerezas frescas.

Dejamos reposar en el frigorífico unas 3-4 horas para que coja consistencia y se asienten los sabores.

Para hacer las láminas de chocolate de la decoración. Cortamos dos trozos de papel de hornear de unos 50cm de largo. Derretimos unos 100gr de chocolate de cobertura a baño maría. Lo volcamos en el centro del papel formando una raya larga. Cubrimos con el otro papel. Extendemos pasando el rodillo por encima. Una vez que esté bien extendido, enrollamos el papel en el rodillo y se introduce en el frigorífico una hora, para que se endurezca.


 Retirar, desenroscar y ya tenemos listas unas preciosas láminas para la decoración. ¡Feliz semana!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...